México es más corrupto hoy que hace un año, cae 28 sitios

El país pasó de la posición 95 a la 123, al obtener 30 puntos de los 100 posibles, destaca informe de Transparencia Internacional

México es más corrupto hoy que hace un año, cae 28 sitios
Actos de corrupción.
Foto: Shutterstock / Shutterstock

CIUDAD DE MÉXICO – – México acentuó su mala imagen en corrupción, al caer 28 posiciones.

De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción 2016, elaborado por Transparencia Mexicana y Transparencia Internacional, el país pasó de la posición 95 a la 123, al obtener 30 puntos de los 100 posibles, cuando cero es el peor evaluado.

“La falta de contrapesos reales entre poderes, el número y la gravedad de los casos de corrupción expuestos a la opinión pública y los niveles de impunidad, fueron determinantes en esta nueva evaluación del país”, indica el estudio de Transparencia Mexicana.

En el Índice de Percepción de la Corrupción 2015, México obtuvo 35 puntos de los 100 posibles, ubicándose en la misma posición que países como Filipinas, Malí o Armenia.

Ahora es comparado con Moldavia, Paraguay, Azerbaijan, Honduras, Laos y Sierra Leona, y le siguen Irán y Nepal.
El país menos corrupto sigue siendo Dinamarca, seguido por Nueva Zelanda, Finlandia y Suiza.

Entre las 35 economías que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México está en el último lugar, pues China, India y Brasil se alejan hasta 40 posiciones.

Para las organizaciones, la primera etapa de implementación del Sistema Nacional Anticorrupción no ha sido suficiente para reducir el efecto de los continuos escándalos de corrupción en todo el país.

“No basta con asegurar la transformación institucional. Los cambios en el marco legal e institucional deben acompañarse de acciones sistemáticas para desmantelar las redes de corrupción que afectan a un número importante de las instituciones públicas del país. Los casos conocidos por la comunidad nacional e internacional no deben quedar impunes”, afirma.

Por ello, Transparencia Mexicana y Transparencia Internacional plantean seis recomendaciones al Estado mexicano, entre ellas, ver la corrupción y la impunidad como una excepción y no como una regla.

Demandan una Fiscalía General de la República capaz, autónoma e independiente para asegurar que las acciones en materia anticorrupción no dependan de la política, por lo que piden apertura y un perfil técnico en la designación de su nuevo titular.

Al Congreso federal y estatales les exigen ser un contrapeso a los poderes ejecutivos y vigilar el buen uso de recursos.
Otra recomendación es acelerar la creación de Sistemas Locales Anticorrupción en las 19 entidades del país que aún no lo hacen.

También piden que, además de las medidas de austeridad anunciadas por diversas dependencias, se debe garantizar la apertura gubernamental, la integridad y la apropiada fiscalización del gasto público.