El tuit racista que provocó cientos de miles de donaciones a refugiados en EEUU

Menos de 10 palabras revolucionaron la red
El tuit racista que provocó cientos de miles de donaciones a refugiados en EEUU

¿Cuánto puede generar un mensaje en una red social? Más de $832,000…

Pero esta cifra no llega fortuitamente: un comentario racista en Instagram fue el detonante.

El actor indio Kal Penn sufrió el acoso de un usuario del ciberespacio por su origen. “Tú no perteneces a este país, qué p**a broma”, le escribió el racista en la red.

El artista de la serie de televisión “House” y “Designated Survivor” compartió en Twitter el mensaje. Junto al pantallazo, informó de la apertura de una cuenta en Crowdrise dirigida a recaudar dinero para refugiados sirios en Estados Unidos y otras partes del mundo.

La controversia surgió luego de que el presidente Donald Trump firmara una orden ejecutiva que impone restricciones en la entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y refugiados y un veto indefinido a sirios.

El dinero sería tramitado a través de la organización sin fines de lucro International Rescue Committee en respuesta “al tipo que dice que yo no pertenezco a Estados Unidos”.

“Nosotros somos mejor que la gente llena de odio que dice que no pertenecemos a este país, que Estados Unidos no puede ser un modelo de libertad y esperanza para los refugiados alrededor del mundo. Nosotros vamos a transformar la intolerancia, junto con el presidente, en amor”, plantea en la página web de la campaña el actor, nacido en Nueva Jersey.

Ciudadanos de decenas de estados de EEUU y de otros 44 países han aportado a la causa.

La tarde del jueves, las donaciones superaban los $832,000, un 98% de la meta de $850,000.

Las donaciones a organizaciones humanitarias se han disparado desde que trascendió la noticia del veto a musulmanes.

Hace tres días, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) informó que habían recaudado más de $24 millones en fondos de al menos 356,306 individuos, desde el sábado, cuando las autoridades comenzaron a retener a extranjeros en los aeropuertos de EEUU.