Cientos de desamparados serán desplazados del río Santa Ana

Se depositarán 370,000 yardas cúbicas de arena y se instalarán unas 5,100 toneladas de escolleras de piedra sobre ella
Cientos de desamparados serán desplazados del río Santa Ana
Los activistas protestan porque los albergues locales no cuentan con servicios suficientes para alojar a todos los desamparados que actualmente acampan en el río.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Un proyecto de obras públicas del condado de Orange podría desplazar a cientos de personas sin hogar que en los últimos meses se han congregado en el margen este del río Santa Ana, al sur del Angel Stadium.

Las obras buscan transformar propiedades adyacentes a una carretera entre las avenidas Chapman y Orange en un área de almacenamiento de arena y bloques utilizados en el control de inundaciones del río. Para ello se depositarán 370,000 yardas cúbicas de arena y otros sedimentos recogidos en otras localizaciones y se instalarán unas 5,100 toneladas de escolleras de piedra sobre dicha arena.

Además, el área de almacenamiento será vallada con medios más eficaces para evitar el vandalismo que actualmente se aprecia en la zona, donde se han cortado agujeros en la alambrada que permiten el acceso de los indigentes y otras personas al interior.

El proyecto lleva orquestándose desde el año pasado, aunque el condado pospuso su realización. A lo largo de las últimas dos semanas las autoridades locales han colocado avisos alertando a los desamparados sobre las obras que estaban próximas a empezar, así como información sobre los albergues en Fullerton y en los Santa Ana National Guard Armories.

Los trabajadores sociales del condado también han aumentado sus visitas a la zona para proveer información sobre los servicios de alojamiento o cuidados médicos disponibles para las personas sin hogar.

El problema es que el número de plazas en los albergues locales no es suficiente para dar cobijo a todos los desamparados que hasta ahora acampaban en el río, y algunas de sus limitaciones como las relativas a la posesión de mascotas dificulta el acceso a muchos de ellos.

El número de indigentes que acampan en la zona, paralelamente a la autopista 57 en dirección sur, se ha disparado recientemente. Se estima que suman cientos, y la comunidad cercana ha presentado numerosas quejas ante la policía y las autoridades cercanas por su presencia.

Robos, vandalismo, uso de drogas, actos obscenos en público, uso no autorizado de las instalaciones de la comunidad, ruido, basura –de todo esto protestan los vecinos del complejo de apartamentos Renaissance at Uptown Orange, ubicado al otro lado del río en Chapman Avenue.

Y aunque los indigentes y los activistas en favor de las personas sin hogar argumentan que las obras son una excusa para obligarlos a marcharse, los vecinos de Renaissance at Uptown Orange se preocupan porque precisamente tengan el efecto de hacer que se desplacen al margen oeste del río, más cerca todavía de la comunidad.

Los responsables del proyecto aseguran que se realizará de manera gradual para evitar el desplazamiento repentino de todos los desamparados. “Estamos intentado dar tiempo a las personas y no impactar todo el área al comienzo del trabajo”, aseguró Shannon Widor, encargada de comunicaciones públicas de OC Public Works a The O.C. Register.