Reemplazo de Obamacare afectará a miles de familias hispanas, alertan expertos

Expertos alertan que el plan de salud de los republicanos afectará a quienes dependen de "Medicaid"
Reemplazo de Obamacare afectará a miles de familias hispanas, alertan expertos
¿El Obamacare logrará ser anulado por la administración de Trump?
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

WASHINGTON.- La propuesta que finalmente han presentado los republicanos en el Congreso en reemplazo de Obamacare, afronta una férrea oposición demócrata y, según advirtieron este martes activistas, reducirá los beneficios y aumentará los riesgos para millones de personas que dependen de “Medicaid”, incluyendo familias hispanas.

Los republicanos, muchos de ellos aupados por el movimiento conservador “Tea Party”, llevaban prometiendo desde 2010 anular la reforma sanitaria promulgada por el entonces presidente Barack Obama el 23 de marzo de ese año, por considerarla una costosa injerencia en la economía.

Ahora que han presentado su propuesta para reemplazar esa ley de salud, afrontan divisiones entre su propio partido y ataques de los demócratas, que exigen detalles sobre el costo e impacto del plan.

Aunque durante la contienda electoral, el republicano Donald Trump prometió que ampliaría la cobertura médica para todos los estadounidenses y que no recortaría “Medicaid”, la propuesta no sólo pone en riesgo el seguro médico de millones sino que elimina la expansión del programa.

Entre otros elementos, la medida, denominada “American Health Care Act”, congela expansión de “Medicaid” en 2020; deja en pie la cobertura de condiciones médicas pre-existentes, y elimina la cláusula que exige la compra de seguro, sopena de multas.

También suspende por un año los fondos para la organización de planificación familiar, “Planned Parenthood”; autoriza $100,000 millones en fondos para estabilizar lo mercados de seguro en los estados y, en vez de subsidios, ofrece créditos tributarios de entre $2,000 y $4,000 –dependiendo del salario individual o familiar- para adquirir un seguro.

Golpe al “Medicaid”

Para los conservadores, los cambios son insuficientes –lo consideran una versión descafeinada de Obamacare, y cuatro senadores republicanos, incluyendo al líder de la mayoría, Mitch McConnell, rechazaron en una carta la idea de frenar la expansión de “Medicaid” en 2020.

La expansión de ese programa, del que depende uno de cada cuatro estadounidenses, fue la que amplió  la cobertura médica dentro de Obamacare a más de 11 millones de personas.

Para los demócratas, la nueva medida afectará a millones de familias bajo “Medicaid”, que da cobertura a gente pobre, mujeres embarazadas, niños, ancianos, y personas con discapacidades.

Se calcula que los hispanos conforman aproximadamente un 30% de los beneficiarios de “Medicaid”, que a lo largo de 60 años ha dado cobijo a unos 72 millones de personas en EEUU.

Bajo Obamacare, 32 estados ampliaron “Medicaid”, que es administrado por los estados y recibe fondos federales de forma correspondiente a su inversión estatal.

En una conferencia telefónica con periodistas, organizada por “Families USA”, los activistas advirtieron hoy que “Medicaid” ha sido durante décadas la única red de seguridad de millones de pobres y ha reducido la tasa de personas sin seguro médico, pero los tijeretazos previstos perjudicarán a los beneficiarios.

Dee Mahan, directora de Iniciativas de Medicaid de Families USA, dijo que la medida revertirá los logros en el campo de salud, porque los estados resentirán el freno en la expansión de “Medicaid”.

“Cualquier cosa que restrinja los gastos de Medicaid tendrá un impacto entre los hispanos, que son los que más registraron una reducción en la tasa de personas sin seguro bajo Obamacare… el impacto será drástico”, advirtió, por su parte, Michael Miller, director de políticas del grupo “Community Catalyst”.

Vicki González, una enfermera del Hospital Jackson Memorial, un hospital en Miami (Florida) especializado en traumas y quemaduras, recordó que antes de Obamacare, la sala de urgencias pasaba “constantemente inundada” de personas sin seguro médico y con necesidades de cuidado preventivo.

“Temo lo que pueda ocurrir si el Congreso hace recortes a “Medicaid” y deja sin nada de cobertura médica a 4,3 millones de personas en Florida”, dijo González, al señalar que algunos de sus pacientes con cáncer apenas tienen para los “copagos” y, con frecuencia,  no les queda dinero para el transporte público.

Por su parte, el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU, en inglés), afirmó en un comunicado que no hay duda de que el proyecto de ley republicano desatará “costos más altos y menos cuidado médico a millones de familias, pacientes, consumidores y las comunidades”.

“Medicaid” ha cubierto los gastos del 42% de los partos en Nueva Jersey, y si hay recortes masivos, eso causaría estragos en los hospitales, consultorios y los pacientes en el estado, aseguró en el comunicado de SEIU Jessica Edwards, una doctora residente en Christ Hospital.

Resistencia demócrata

Los republicanos quieren pulir el documento y someterlo a votación en el pleno del Congreso antes del receso de Semana Santa el mes próximo.

Como primer paso, los comités de Energía y Comercio, y de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes lo revisarán tan pronto como mañana, miércoles, para votarlo en el pleno la semana del 20 de marzo. El Senado previsiblemente lo estudiaría la siguiente semana, y lo sometería a voto para el 7 de abril.

Pero la líder de la bancada demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, insistió hoy en que el plan causará un “desastre” y que el Congreso no debe programar voto alguno hasta que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés) haya analizado el costo total de la legislación.

El secretario de Salud, Tom Price, dio hoy formalmente su espaldarazo a la medida porque concuerda con las metas de Trump, y expresó voluntad de contribuir los cambios técnicos y apropiados para que ésta llegue al Despacho Oval.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha dicho que la medida es un paso importante para restablecer las opciones y precios módicos para las familias, y que Trump prevé trabajar con ambas cámaras del Congreso para “anular y reemplazar Obamacare”.

El peligro para los partidarios de la nueva iniciativa de salud es que, si no logran adoptarla sin interrupciones de las aseguradoras, todo el plan se puede venir abajo y dejar sin cobertura a millones de estadounidenses.