Sergio, el expandillero que se dedica a la pesca en MacArthur Park

Sí, él es el que ha logrado capturar un pez de 34 libras en las aguas contaminadas del lago angelino
Sergio, el expandillero que se dedica a la pesca en MacArthur Park
Sergio Talavera, de 45 años, se dedica a la captura y liberación de pescados en parques angelinos.
Foto: Suministrada/Sergio Talavera

Seguro has visitado o circulado por el parque MacArthur en el área de Westlake en Los Ángeles. Debido a su ubicación urbana, dentro de una zona bastante contaminada, es difícil figurar que dentro de las aguas del lago que yace en el centro del parque exista vida.

Para Sergio Talavera, un angelino dedicado a la pesca, no lo es.

Lo cierto es que el lago MacArthur es una de las 17 ubicaciones en el condado de Los Ángeles donde con regularidad el Departamento de Fauna y Vida Silvestre deposita pescados.

¿Necesitas pruebas?

Esta imagen que Talavera compartió en su cuenta de Instagram lo cuenta todo.

Hace seis días, el residente de Wilmington condujo hasta el parque de Westlake desde temprana hora para culminar su pesca del día con una carpa de 34 libras.

Y según Talavera, es en el lago MacArthur donde más se encuentran criaturas marinas de este tamaño. “Nunca capturamos algo que pese menos de cinco libras”, aseguró el pescador en entrevista con La Opinión.

¿Y qué hace con los pescados?

Regresemos a la contaminación presente en el parque. Nadie va a pescar en este lago y llevarse su captura a casa para preparar una cena saludable, asegura Talavera, por lo que la actividad pesquera en la zona es inusual.

Por ello, Talavera y sus compañeros de California Ghetto Carping, grupo que él fundó, se dedican a la simple actividad de pesca: atrapar a pescados con su caña de pescar —con ganchos especiales que facilmente se deslizan del pez-, arrearlos con redes específicas y sin herir a los animales acuiferos, admiran su captura, toman un par de fotos y los liberan.

“Si me ven que abuso de algún pescado ya no podré ser presidente” explicó Talavera entre risas.

Esto de pescar a al pez conocido como carpa es una práctica que desde que dejó su vida pandilleril se ha convertido en una costumbre, una pasión, aseguró. Y lo hace no solo como hobby, sino también como método de prevención de la criminalidad a la que están sujetos los jóvenes de Los Ángeles.

“Yo crecí en ese tipo de ambiente”, dijo Talavera, informando que mientras monta su equipo para la captura de pescados, instruye a jóvenes en el área sobre ello —si es que los hay. Lo cierto, informa, es que muchos de los lagos en los que pesca están situados en parques no tan recurridos por familias o jóvenes. Pero si logra ayudar a un adolescente, si logra adentrarlo al mundo de la pesca, se sentirá victorioso, aseguró.

Su grupo fue denominado con el termino “ghetto”, palabra que usualmente es utilizada para describir zonas o vecindarios de mala apariencia, y dijo Talavera que fue a propósito.

“Vamos a todos los lugares donde la gente no quiere ir”, dijo. Si se topan a jóvenes en estas zonas verdes, se acercan a ellos y les explican qué hacer.

“Yo soy un expandillero, así que me veo en ellos… Pescar te puede mantener lejos de problemas, ¿sabes?”.