Corea del Norte acusa a EEUU de mantener su política “de agresión”

El principal diario norcoreano tachó a Estados Unidos de "deshonesto" y de "forajido" por su estrategia ante Pyongyang
Sigue a La Opinión en Facebook
Corea del Norte acusa a EEUU de mantener su política “de agresión”
Kim Jong-un, líder norcoreano
Foto: EFE

Seúl – Corea del Norte acusó a Washington de mantener una política “de agresión” en su contra, el mismo día en que el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, culmina en Pekín su gira asiática.

El diario Rodong Sinmun, el principal rotativo del país, tachó a Estados Unidos de “deshonesto” y de “forajido” por su estrategia ante Pyongyang, y señaló que “no tiene ningún respeto por la soberanía ni por la idea de igualdad”, en un editorial.

“Estados Unidos trabaja duro para justificar sus acciones de agresión como medidas destinadas a preservar la paz”, señala el comentario, también recogido por la agencia estatal norcoreana KCNA.

Los medios norcoreanos difundieron esta información el mismo día en que el secretario de Estado de EEUU concluye en Pekín una gira asiática que también le ha llevado a Tokio y a Seúl, y que ha estado centrada en definir una nueva estrategia ante los desafíos norcoreanos.

En la víspera, Tillerson se comprometió a hacer “todo lo posible” para evitar que estalle un conflicto militar en la península coreana, en un momento en el que la situación ha alcanzado un nivel “bastante peligroso”, tras reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi.

El jefe de la diplomacia estadounidense también se reunió hoy con el presidente chino, Xi Jinping, en un encuentro en el que ambos se comprometieron a establecer una relación de cooperación favorable para ambas naciones y del que no trascendió si trataron el asunto de Corea del Norte.

La gira asiática de Tillerson tiene lugar en plena escalada de la tensión en la península de Corea a raíz de la última prueba armamentística norcoreana tuvo lugar el pasado 6 de marzo, cuando su Ejército disparó cuatro misiles de medio alcance a aguas japonesas.

El lanzamiento pretendía ser una réplica de Pyongyang hacia lo que el régimen Juché considera a su vez otra provocación y un ensayo para invadir su territorio; las maniobras militares anuales que Seúl y Washington realizan estos días en suelo surcoreano y que este año cuentan con el mayor despliegue de activos hasta la fecha.