Atención médica en cárceles del condado suscita preocupación, dice Inspector General

Siete de las nueve muertes bajo custodia han ocurrido en hospitales de las cárceles del condado de Los Ángeles

Carencias en los hospitales
Carencias en los hospitales
Foto: Archivo

Dentro de los primeros tres meses de 2017, siete de las nueve muertes de personas bajo custodia en las cárceles del condado ocurrieron en el hospital del centro, reveló la Oficina del Inspector General, por lo cual manifestó su preocupación sobre la atención médica que se ofrecen en los centros de detención de Los Ángeles.

La Oficina del Inspector General está encargada de preservar la integridad del sistema penitenciario. Dan Baker, subinspector general, expresó que la oficina se perturbó con los sucesos antedichos. Por consecuencia, representantes de la oficina se reunieron con el Departamento de Servicios de Salud, buscando saber más acerca de las circunstancias entorno a las muertes.

Las cárceles del condado son regidas por el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles.

Christina Ghaly, directora de operaciones del Departamento de Salud, dijo que los detenidos suelen llegar a la cárcel con condiciones preexistentes, ya que muchos de ellos no reciben atención médica.

Kelly Harrington, asistente de Sheriff, agregó que cuidar de detenidos con una emergencia médica es una responsabilidad compartida del personal de custodia y de los médicos, y que actuar apropiadamente es fundamental.

Cuando hay una muerte en las cárceles del condado, la Oficina del Inspector General realiza tres revisiones conforme avanza el tiempo. La primera toma lugar dentro de las 24 horas de fallecimiento, la segunda siete días después y la última dentro de 30 días.

Además de las muertes bajo custodia, Hilda Solis, supervisora del distrito 1 del condado, señaló un aumento de 20%  de violencia entre los detenidos. Harrington dijo que esto es debido a cambios en la ley estatal que requieren alojar a criminales violentos en las cárceles del condado para mitigar problemas de aglomeración en las cárceles del estado. También apuntó a un creciente aumento en la cantidad de detenidos con enfermedades mentales.