Por qué EEUU no puede hacer nada contra Corea del Norte

Un analista asegura que es inútil intentar que el país asiático abandone su programa nuclear
Por qué EEUU no puede hacer nada contra Corea del Norte

Corea del Norte no renunciará a su arsenal nuclear porque “es todo lo que tiene”; sin él, “no sería más que una pequeña y pobre dictadura”. Esta es la opinión de Ian Buruma, escritor, historiador y catedrático del Bard College de Nueva York.

El experto publicó un interesante artículo en The Atlantic donde analiza los alcances de las tensiones entre el gobierno norcoreano y EEUU, así como el papel de China.

Buruma asegura que EEUU no puede hacer mucho con Corea del Norte, y que en cualquier caso necesitaría de China, gobierno aliado de la administración de Kim Jong Un.

Hace unos días, al ser cuestionado por el Financial Times sobre el trabajo conjunto de EEUU y China para reducir la amenaza nuclear de Corea del Norte, el presidente Donald Trump aseveró: “Si China no va a resolver Corea del Norte, nosotros lo haremos. Eso es todo lo que voy a decir“.

Al respecto, Buruma señala en su artículo que “lo último que se necesita en la difícil situación en el noreste de Asia, donde la acción militar podría convertirse en una catástrofe, es una postura más de ‘macho'”.

El analista asegura que “EEUU no sabe exactamente cuál es la capacidad nuclear de Corea del Norte, pero parece ser suficiente para matar a millones de sudcoreanos o japoneses”.

Por su parte, el gobierno chino “es el único poder con influencia en Corea del Norte, pero lo último que quiere Beijing es que su vecino comunista colapse”.

“El hecho es que EEUU no puede hacer mucho sobre los intentos de Kim de desarrollar misiles nucleares, especialmente sin el apoyo de China. Incluso Trump, no obstante su brillantez, debe darse cuenta de que algunos problemas simplemente no pueden ser ‘resueltos'”, asegura.

Buruma adelanta entonces que el mundo tendrá que vivir con la situación así de mala como es. “Desafortunadamente, también deben hacerlo las personas que tienen la mala suerte de haber nacido en Corea del Norte. Vivir bajo una dictadura brutal es un destino terrible, pero incluso eso es mejor que morir en una guerra nuclear“.