Corea del Norte: EEUU está planeando matar a Kim Jong-un con armas bioquímicas

La CIA junto con Corea del Sur estarían detrás del complot denuncia el Ministerio de Seguridad Estatal

Guía de Regalos

Corea del Norte: EEUU está planeando matar a Kim Jong-un con armas bioquímicas
Las acusaciones llegan en medio de fuertes tensiones entre Washington y Pyongyang
Foto: BBC

Agentes estadounidenses y de Corea del Sur “están conspirando para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-un”, según reportaron este viernes los medios de comunicación oficiales de Corea del Norte.

La denuncia del Ministerio de Seguridad Estatal afirma que un grupo terrorista, apoyado por la CIA estadounidense y la agencia de inteligencia de Corea del Sur entró al país para atacar al mandatario con una sustancia bioquímica.

Y afirma que Corea del Norte encontrará y “destruirá despiadadamente” a los conspiradores.

La declaración, que surge en medio de una fuerte tensión y retórica entre Washington y Pyongyang, fue publicada por la agencia de noticias norcoreana KCNA.

Según las autoridades, el supuesto complot incluía el uso de “sustancias bioquímicas, incluyendo sustancias radiactivas y tóxicas”.

Aseguran que el “Líder Supremo” iba a ser atacado en un desfile militar y una procesión pública, y que los resultados sólo serían visibles de seis a 12 meses después.

Alega que un norcoreano, al que identifica con el apellido “Kim”, fue “corrompido y sobornado” por los servicios de inteligencia de Corea del Sur cuando trabajaba en Rusia.

La declaración enumera varios pagos que se le hicieron al sujeto y afirma que cuando éste regresó a Pyongyang se le ordenó que entregara información detallada sobre un sitio frecuentemente utilizado para eventos y analizara posibles métodos de ataque.

“Un ataque antiterrorista de estilo coreano comenzará en este momento para localizar a las organizaciones de inteligencia y conspiradoras de los imperialistas de Estados Unidos y su camarilla de marionetas”, afirma la declaración.

En semanas recientes se ha estado incrementando una guerra de palabras entre Occidente y Pyongyang, y Corea del Norte amenazó con llevar a cabo una sexta prueba nuclear.

Estados Unidos envió un buque de guerra a la región e instaló un controvertido sistema de defensa antimisiles en Corea del Sur.