Integrantes de Viacrucis de Refugiados piden asilo en EEUU

Los trámites están siendo gestionados por "multitud de abogados sumados a la causa"
Integrantes de Viacrucis de Refugiados piden asilo en EEUU
Ciudadanos centroamericanos de la caravana Viacrucis de Refugiados
Foto: EFE

México – Los inmigrantes de la caravana Viacrucis de Refugiados finalizaron su viaje solicitando asilo político al Gobierno de Estados Unidos en la garita de San Ysidro, en la frontera entre Tijuana (México) y San Diego (California).

La caravana estaba integrada en total por 150 personas, de las que 76 han solicitado asilo político a las autoridades migratorias, aseguraron dirigentes de las fundaciones Pueblos Sin Fronteras y Ángeles Sin Fronteras, Irineo Mujica y Sergio Tamay, respectivamente.

La resolución de los casos llegará en tres o cuatro días, dada la cantidad de trámites judiciales que deben llevarse a cabo, dijeron.

“Lo último que supimos es que los están entrevistando para resolver su caso”, contó Mujica, quien resaltó la necesidad de atención al tratarse de “casos emblemáticos de lo que está sucediendo en Centroamérica”.

Las autoridades estadounidenses “conocían el caso de los refugiados y estaban enterados de su llegada”, teniendo ya habilitada una área en la que se encuentran ahora los solicitantes.

“Lo que vaya a suceder ahora no lo sabemos”, afirmó Tamay, sin dejar de advertir una “política de desprecio” del nuevo Gobierno estadounidense.

El Gobierno mexicano, por su parte, tampoco ha mostrado ningún tipo de implicación en el caso, subrayaron.

El resto de los refugiados se encuentran amparados en el Albergue Juventud 2000 de Tijuana. Se espera que dentro de una semana solicite asilo otro grupo, esta vez más pequeño, con alrededor de 15 personas.

Los trámites están siendo gestionados por “multitud de abogados sumados a la causa” y por ello han tenido que dividir los grupos de solicitantes.

Sobre una posible negación del asilo, las fundaciones se mostraron cautas y dispuestas a “seguir tocando puertas”, refiriéndose a países como Canadá o España, más receptivos respecto a un posible asilo político.

Hoy, los refugiados llevarán a cabo, junto con grupos de apoyo mexicanos, “la entrega del Viacrucis” en las playas de Tijuana. Se trata de un ritual que pone fin a un viaje de frontera a la frontera, iniciado el 9 de abril en condiciones de peligrosidad y precariedad.

Los integrantes de la Caravana, entre ellos hombres amenazados por hablar sobre la corrupción, menores que escapan de las pandillas y madres que huyen de la violencia doméstica, “pintarán la cerca de la frontera dejando su huella”.