Autodefensas michoacanos buscan padrinos para salir de la cárcel

Son campesinos, pescadores, pequeños comerciantes, exmigrantes que participaron en el movimiento civil armado en contra del cartel de los Caballeros Templarios

Autodefensas michoacanos buscan padrinos para salir de la cárcel
Muchos de los miembros de autodefensas permanecen encarcelados puesto que no tienen dinero para pagar su fianza.
Foto: EFE

MÉXICO – Son campesinos, pescadores, pequeños comerciantes, exmigrantes que participaron en el movimiento civil armado en contra del cartel de los Caballeros Templarios y se popularizó con el nombre de “Autodefensas” porque sin ayuda de autoridades enfrentaron a secuestradores y extorsionadores, la razón que los llevó a la cárcel en 2014.

Y siguen ahí por una razón muy sencilla: no pueden pagar lo que exige la fianza para llevar el juicio en libertad al que tienen derecho después de un largo proceso legal por portación de armas de fuego en un país donde el combate a la delincuencia es monopolio del estado.

“Adopten a un autodefensa”, pidió José Manuel Mireles, el ex líder del movimiento que salió de la cárcel hace dos semanas acogiéndose al beneficio de la libertad condicional, es decir, que no puede salir del estado ni del país ni puede reunirse en grupo para organizar una revuelta como la que organizó hace cuatro años y puso en jaque al Estado.

La campaña está dirigida al público en general, a todos los actores políticos, sociales, activistas y organizaciones que quieran donar dinero para que alrededor de 300 autodefensas puedan obtener también su libertad condicional.

Ahora no logran pagar los entre 1,000 y 2,000 dólares que impuso el juez”, expresó Mireles a la prensa local poco antes de ser hospitalizado este viernes por una taquicardia que se le complica con otros problemas de salud como diabetes, la columna e hipertensión (en prisión tuvo tres preinfartos).

De haber seguido en prisión tendría serias complicaciones para ser atendido: de ahí la solidaridad con sus excompañeros de lucha.

Existe un precedente de ayuda para liberar a militantes de las autodefensas. El pasado 4 de mayo fueron puestos en libertad condicional de los penales de Tumbiscatío y Arteaga a 16 de ellos poco después de que los legisladores Daniel Moncada y Dante Delgado pagaron alrededor de 30,000 dólares.

“Tenemos que hacer trincheras para continuar con la lucha”, dijo Mireles para referirse al combate a la inseguridad, aunque descartó volver a tomar las armas.

México enfrenta desde hace décadas un debate en torno al derecho a la ciudadanía a portar armamento para su autodefensa y aunque ha habido múltiples iniciativas de ley que buscan permitir a los ciudadanos un acceso menos restringido a las armas no ha contado con la aprobación general en el congreso.

Hasta ahora la Secretaría de la Defensa Nacional es la encargada de dar los permisos de portación de arma de fuego a través de un engorroso proceso que pocas personas logran acreditar a pesar de los tiempos violentos que vive al país que se cobra cada año más de 20,000 víctimas.