“June Gloom” la calma antes del verano caluroso

Si pensamos en verano en California, nos imaginamos mucho sol y temperaturas perfectas, pero a veces no todo lo que brilla es oro
Sigue a La Opinión en Facebook
“June Gloom” la calma antes del verano caluroso
El clima de junio es perfecto, ya que no hace demasiado calor, ni demasiado frío.
Foto: Getty

Muchas ciudades del mundo son conocidas y celebradas por su belleza, por sus calles, por su gente pero también por su clima. Cuando las personas hablan de California, automáticamente todos piensan en el paraíso de temperaturas perfectas y en donde siempre, pero siempre, sale el sol. Pero los cielos diáfanos y celestes no son siempre tan celestes ni tan diáfanos.

El verano se acerca a pasos agigantados pero Los Ángeles está cada día más nublado.

Junio puede ser un mes complicado, o mejor dicho: un mes muy nublado, ya que se produce un fenómeno meteorológico conocido como “June Gloom”. Vendría a ser la calma antes del caluroso verano.

El “gloom” es característico de toda la costa del Pacífico, pero es mucho más pronunciado en el Sur de California. Esto hace que experimentemos noches mucho más frescas de lo esperado, mañanas principalmente grises y brumosas. Hay días que el sol no logra atravesar  la fina capa de nubes que cubre la ciudad, mientras que en otras oportunidades, la bruma se dispersa  dando paso en la tarde a cielos en su mayoría soleados, ya que gran parte de la humedad se evapora.

La causa

Esencialmente, lo que pasa es que el aire comienza a calentarse en mayo, pero las aguas del Océano Pacífico siguen siendo relativamente frías. Eso causa la condensación, que crea una capa marina – una fina capa de nubes bajas sobre el océano, que se forma durante la noche y luego se arrastra sobre la tierra durante la mañana.

El número de días en mayo y junio que son “sombríos” varían de año a año. Las anomalías en la temperatura de la superficie del mar pueden usarse para pronosticar la longitud y la intensidad del fenómeno de junio en una temporada determinada.  Años con temperaturas oceánicas más cálidas, conocidas como El Niño, pueden resultar en menos días grises en mayo y junio.  Las temperaturas más frías del océano, asociadas con La Niña, suelen predecir un período más gris.

Pero no todos los años son iguales, ni  todos los meses de junio tan sombríos. El año pasado, no hubo “June Gloom”  debido, en parte a la sequía y a el fenómeno meteorológico de El Niño.

¿Qué tiene de bueno el “June Gloom”?

Bueno, cada día frío y nublado significa un día de verano menos opresivamente caluroso, un día menos para prender el aire acondicionado durante la noche.

De hecho, para muchos el clima de junio es perfecto, ya que no hace demasiado calor, ni demasiado frío. Casi nunca llueve. Puede que no sea un gran clima en la playa, pero puedes hacer lo que quieras en junio. Se puede disfrutar de una caminata o hacer un picnic, puede usar pantalones cortos en la tarde y una chaqueta liviana por la noche, puede correr cómodamente en un campo o jugar fútbol sin sentirse sofocado. Además es una bocanada de aire fresco y humedad para las plantas y la vegetación en las montañas y las colinas y que podría retrasar considerablemente la temporada de incendios.

Así que, durante este mes maravillosamente hermoso, celebremos la magia y sabiduría de la naturaleza que ha traído una vez más la bruma a nuestras calles. Puede que, si lo comparamos con otras ciudades, no sea tan estéticamente agradable como el otoño en Nueva York o la primavera en Tokio, no es algo constante como la niebla de San Francisco o la de Seattle, pero como tantas otras cosas maravillosas de la ciudad en la que vivimos, el “June Gloom” tiene su tranquila y húmeda personalidad que la hace especial.