EEUU y México aumentan el peligro para miles de refugiados, dice Amnistía Internacional

El análisis fue divulgado horas antes del inicio de una cumbre regional de dos días, en Miami (Florida) para desalentar la emigración ilegal hacia EEUU
Sigue a La Opinión en Facebook
EEUU y México aumentan el peligro para miles de refugiados, dice Amnistía Internacional
Buscan asilo de forma legal, afrontan el rechazo, los arrestan y devuelven a situaciones de peligro, o terminan en centros de detención.
Foto: Scott Halleran / Getty Images

Washington.- La política migratoria del presidente Donald Trump, sumada a duras prácticas de vigilancia en México, lejos de reducir los cruces ilegales han aumentado el peligro para miles de inmigrantes que buscan refugio o asilo en este país, según un informe divulgado este jueves por Amnistía Internacional, horas antes del inicio de una cumbre sobre la seguridad en Centroamérica.

El informe, titulado “Afrontando muros: la violación de los derechos de solicitantes de asilo de EEUU y México”, ofrece un panorama sombrío sobre la situación de miles de refugiados que, cada vez más con menos opciones, se aventuran por senderos aún más peligrosos para cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos.

El documento, realizado con base a entrevistas en ambos lados de la frontera sur de EEUU, fue divulgado horas antes de una “cumbre” de dos días en Miami (Florida), que examinará los retos para el desarrollo económico y la seguridad ciudadana en Guatemala, El Salvador y Honduras, los tres países del “Triángulo del Norte” centroamericano con el mayor éxodo ilegal hacia este país.

Amnistía Internacional y otros grupos defensores de los inmigrantes han dejado en claro que la “Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en América Central”, entre hoy y mañana en Miami y que reunirá a funcionarios de alto rango de EEUU, México, y Centroamérica, sirva para encontrar verdaderas soluciones a los problemas que contribuyen a la emigración ilegal.

Según el análisis, quienes emigran en busca de asilo o refugio de forma legal afrontan el rechazo de un país que los arresta y devuelve a las situaciones de peligro de las que huyeron, o la amenaza de terminar, indebidamente, en centros de detención en Estados Unidos.

Amnistía Internacional volvió a condenar las llamadas “cárceles de bebés”, adónde van a parar familias y bebés, algunos de los cuales han pasado encerrados por más de 600 días, y recientemente lanzó una campaña para que la hija de Trump, Ivanka, visite un centro de detención en Pensilvania y presione por su cierre definitivo.

Según Amnistía Internacional, el catálogo de medidas contra la inmigración ilegal y el encierro de familias y solicitantes de asilo violan el derecho internacional y permiten el regreso forzoso de personas a situaciones de peligro.

Amnistía Internacional recabó el testimonio de Nicole Ramos, una abogada estadounidense que acompañó a 71 solicitantes de asilo al cruce fronterizo entre San Diego (California) y Tijuana entre diciembre de 2015 y abril pasado.

Según Ramos, en casi todas las ocasiones, los agentes de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP), le negaron la entrada a los solicitantes de asilo, o les dieron información equivocada para que fueran al consulado de EEUU en México a presentar sus solicitudes.

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional USA, Margaret Huang, dijo que las políticas extremas de la Administración Trump no cambian en absoluto el hecho de que para muchos solicitantes de asilo , “el peligro es tan grande en casa que no tienen más opción que huir”.

La política migratoria de Trump no los va a detener sino que los obligará a abrirse paso por el desierto y ríos, y a caer en manos de contrabandistas, poniendo sus vidas “en peligro mortal”, advirtió Huang.

La experta aseguró que la seguridad fronteriza no está reñida con una muestra de compasión hacia los migrantes, por lo que el gobierno de Trump debe cesar la detención de solicitantes de asilo, o de encerrar a niños y familias en ambientes más propios de una cárcel, algo que alienta la orden ejecutiva del pasado 25 de enero.

La propuesta presupuestaria de Trump para el año fiscal 2018 incluye fondos para unas 51,379 camas en los centros de detención, por encima de la cuota impuesta por el Congreso de 34,000 por día, algo que fortalece “la crueldad” del mayor sistema de detención de inmigrantes en el mundo, dijo el informe.

El grupo reiteró su llamado por alternativas a los centros de detención, que le cuestan al gobierno federal entre $126 y $161 por día, mientras que otros métodos cuestan $6 por día por persona.

México, el “vigilante” de EEUU

Erika Guevara- Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, acusó a EEUU y México de ser “socios” en la creación de una “floreciente catástrofe humana”.

Por un lado, EEUU está creando un sistema rígido y cruel que impide que la gente reciba protección internacional, y por otro, México está “más que dispuesto a jugar el papel de vigilante de EEUU”, precisó Guevara-Rosas.

En vez de proteger al creciente número de centroamericanos que buscan protección en ese país, México los detiene y deporta “a situaciones extremadamente peligrosas”, dijo el documento.

Según datos oficiales, en 2016 los migrantes presentaron 8,788 solicitudes de asilo en México, en contraste con 1,296 en 2013.

El 91% de esas solicitudes fue presentado por ciudadanos de los países del “Triángulo del Norte”, y Naciones Unidas ha proyectado que este año el número alcanzará los 20,000.

En 2016, las autoridades migratorias de México detuvieron a 188,595 inmigrantes indocumentados –de los cuales el 81% era de Centroamérica-, y deportó a 147,370, casi todos del “Triángulo del Norte”.

Muchos ni siquiera recibieron información sobre sus derecho a solicitar asilo.

Un hondureño de 23 años dijo a Amnistía Internacional que fue “reclutado” por las “maras”  en su adolescencia y ahora lo buscan para matarlo porque abandonó la pandilla.

En vez de protección, México lo ha deportado 27 veces porque, según el hombre, “a los agentes de inmigración mexicanos no les importa por qué sales de tu país. Se burlan de ti”.