¿Beberías agua reciclada obtenida del inodoro?

Esta alternativa puede ser el futuro ante sequías y una población en aumento
¿Beberías agua reciclada obtenida del inodoro?
El agua tratada del inodoro es segura.
Foto: Shutterstock

“From toilet to tap”. Del inodoro al grifo. Lema de la gira estatal que el Distrito de Agua y el Distrito de Saneamiento del Condado de Orange han iniciado con el propósito de concienciar a los ciudadanos sobre los avances tecnológicos del tratamiento de aguas residuales locales. ¿Cómo conseguirlo? A través de la experiencia.

Este miércoles, caminantes y curiosos del barrio de Hollywood han recibido botellas gratuitas de esta agua purificada. Algunos se han negado a probarla, otros no han tenido inconveniente en bebérsela toda. “Este agua no tiene un sabor diferente a cualquier otra, pero puede ser una gran fuente de agua adicional para ayudarnos a superar nuestra creciente demanda de agua potable y nuestras crecientes sequías”, dijo Mehul Patel, Director de producción de agua del Distrito de Agua del Condado de Orange (OCWD).

El objetivo final de esta campaña es que la gente se sienta cómoda con la idea de consumir agua residual reciclada con el fin de que, en un futuro próximo, sea bombeada directamente al grifo de nuestras casas. La ley actual limita el uso de este agua a fines de regadío o para reponer las cuencas de aguas subterráneas, si bien una nueva ley estatal permite embotellar agua reciclada de manera limitada y distribuirla como una herramienta educativa.

TEXAS, A AÑOS LUZ EN EL RECICLAJE DE AGUAS RESIDUALES 

Ya en 2011, el año más seco de la historia de Texas, algunas ciudades se volcaron en la reutilización de este tipo de agua residual. Big Spring, al oeste de Texas, emplea una reutilización directa, lo que significa que el agua tratada se conecta directamente con el sistema de distribución. Otras ciudades como Wichita Falls cuentan con un sistema indirecto, en el que el agua es filtrada primero a través de “un regulador ambiental”, como un lago o un acuífero, antes de ser distribuida.

Bajo un plan estatal aprobado en mayo de 2016, se acordó destinar 62.600 millones de dólares a más de 5.500 estrategias para resolver los problemas de agua de un estado en crecimiento, pues se espera que la población de Texas crezca un 73%, de 29,5 millones en 2020 a 51 millones en 2070, según el plan de la junta.

La construcción de veintiséis nuevos embalses forman parte del plan, la mayoría de ellos en la mitad oriental del estado. Además, la planta avanzada de purificación de aguas residuales de El Paso será el mayor proyecto de reutilización directa de agua de los EEUU cuando  comience a funcionar en 2018.