En Ecuador, las insultan, torturan y violan para que dejen de ser lesbianas

Fotógrafa documenta la barbarie contra mujeres en ese país por su orientación sexual
Sigue a La Opinión en Facebook
En Ecuador, las insultan, torturan y violan para que dejen de ser lesbianas
Las terapias contra la homosexualidad, en ocasiones, dejan secuelas graves.

En Ecuador, hay más de 200 instituciones que dicen tratar los problemas de adicciones a las drogas y al alcohol, pero en realidad son centros en los que familiares internan a sus parientes gays para que “se curen”.

De acuerdo con una nota publicada por el diario El Mundo, a partir de una investigación de la fotógrafa Paola Paredes, se reveló que estos lugares cobran cerca de $800 dólares y maltratan a las mujeres de las más diversas formas.

Paredes no sólo habló con personas que habían estado semanas en estos centros, sino que hasta se infiltró en algunos de ellos con un micrófono escondido entre la ropa haciéndose pasar por interesada en los servicios que brindan.

Allí descubrió que obligan a las chicas a un régimen de feminidad forzada, a usar maquillaje, polleras cortas y tacos altos para que se sientan “mujeres reales”. También que se practican violaciones “correctivas”, torturas con sogas y guantes, maltratos psicológicos con insultos, alimentación forzosa y hasta las obligan a escuchar música católica. Todo para que se “deshomosexualizasen”.

Según cuenta la fotógrafa, estas instituciones funcionan de manera independiente y están ubicadas en lugares remotos, pueblos pequeños o zonas rurales. “No son parte de ninguna entidad del Gobierno. Pero el Ministerio de Salud Pública es el encargado de regular estas clínicas. Si se enterase de que encierran homosexuales dentro, tendrían que cerrarlas porque en Ecuador es ilegal encarcelar a personas por su orientación sexual”, cuenta al respecto.

Las secuelas que dejan en las “internadas” son notorias. “Una de las chicas con las que me entrevisté salió hace dos años y todavía lo está superando. Desde que abandonaron el centro, algunas tienen conflicto con su homosexualidad. Ellas mismas se preguntan por qué son lesbianas”, finaliza.