Los Dodgers descubren que la liebre salta por donde menos se espera

Ricky Nolasco no lanza fuerte, pero apaga a la ofensiva más caliente de las Grandes Ligas y acaba con su racha
Sigue a La Opinión en Facebook
Los Dodgers descubren que la liebre salta por donde menos se espera
Ricky Nolasco lanza durante el partido del lunes en Dodger Stadium. El derecho de los Angels llegó al partido como el pitcher con más jonrones recibidos este año en Grandes Ligas.
Foto: Getty Images

La ofensiva de los Dodgers literalmente le dio de palos a cuanto pitcher enfrentó en los 10 partidos previo al juego de anoche contra los Angels. Entonces se topó con Ricky Nolasco y su bola rápida que no es tan rápida.

Nolasco, el pitcher originario de Corona de 34 años de edad que alguna vez vistió la franela de los Dodgers, mantuvo muy dominado al lineup más encendido del beisbol para conducir a los Angels a ganar 4-0 el primer juego de la Serie del Freeway en Dodger Stadium.

Nolaco llegó al partido con marca de 2-9 y 5.23 de carreras limpias para medirse a un equipo que había ganado 10 juegos seguidos y 16 de sus anteriores 17. No lucía como un sinodal demasiado difícil para los Dodgers. Pero el beisbol es así.

El derecho Nolasco confundió con sus lanzamientos a los bateadores de los Dodgers, que en ocasiones dejaban pasar rectas de 91 ó 92 millas por el centro del plato; rectas que no esperaban de un hombre que tira muchos cambios de velocidad.

Los Dodgers le batearon apenas 5 hits a Nolasco, quien se fue luego de 6.1 innings, con 5 ponches y 2 bases por bolas. Yasiel Puig fue el que mejor lo descifró con dos hits. Los demás imparables fueron de Chase Utley, quien inició el partido con doble pero sin ser remolcado; Chris Taylor y Kiké Hernández.

En esa primera entrada, tras el doble de Utley, Cody Bellinger y Yasmani Grandal recibieron pasaportes tras dos outs, pero Joc Pederson fue ponchado tirándole.

La siguiente buena oportunidad de los Dodgers, que además vieron finalizada su racha de 17 juegos pegando al menos un cuadrangular, fue en la séptima cuando Puig y Hernández lograron ponerse en base con hits al cuadro. Pero Mike Freeman, una cara nueva en el equipo, y Utley fueron ponchados por el relevista Cam Bedrosian, quien hizo el trabajo a la hora buena.

Un costoso descuido

Los Angels abrieron el marcador en la tercera entrada frente al abridor y derrotado Rich Hill. Todo empezó con una base por bolas al propio pitcher Nolasco, sin duda un descuido grande de Hill.

Cameron Maybin siguió con hit y tras outs por rola de Kole Calhoun y elevado de Albert Pujols, y un doble robo de los corredores, Yunel Escobar pegó hit al derecho, justo en frente de Puig, para impulsar dos carreras.

La ventaja aumentó en la cuarta entrada cuando Danny Espinosa dio hit que remolcó al valioso Andrelton Simmons, quien había iniciado el inning con triple.

Jonrón de Martín Maldonado en la novena puso la cereza en el pastel (4-0), para que David Hernández viniera a retirar los últimos outs, incluyendo un doble play a batazo de Puig para el final del partido.

Hill lanzó en general bien: 7 entradas en 4 hits, 3 carreras limpias, 7 ponches y 2 bases. Pero le faltó un poco del apoyo ofensivo que el equipo le dio a sus lanzadores en las pasadas semanas. La fiesta azul se vio interrumpida.