¿Por qué San Francisco tendrá que pagar $190 mil dólares a un indocumentado?

Fue a recuperar su coche robado y la policía, en contra de su política de "ciudad santuario", lo reportó a "La Migra"

Guía de Regalos

¿Por qué San Francisco tendrá que pagar $190 mil dólares a un indocumentado?
Se espera que el acuerdo sea aprobado por los supervisores de la ciudad
Foto: EFE

San Francisco tendría que pagar $190 mil dólares luego de llegar a un acuerdo con indocumentado que fue denunciado a las autoridades federales de inmigración en violación a su política de “Ciudad Santuario”.

Pedro Figueroa-Zarceno entró a la comisaría el 2 de diciembre de 2015 para recuperar su coche robado luego que las autoridades lo contactaron diciendo que habían encontrado el automotor. Cuando salió de la estación fue inmediatamente detenido por ICE.

El salvadoreño indocumentado de 33 años estuvo detenido por las autoridades migratorias por cerca de dos meses y desde entonces lucha por frenar su deportación.

Un documento de las autoridades federales de inmigración, divulgado por sus abogados, indica que un agente de la policía de San Francisco contactó directamente a ICE y les dijo dónde encontrar a Figueroa-Zarceno, reportó CBS news.

En enero de este año el indocumentado demandó a la ciudad San Francisco por haber violado sus derechos amparados en los lineamientos de “ciudad santuario”.

En 1989 la ciudad de San Francisco aprobó una política prohibiendo a los funcionarios de la ciudad colaborar con autoridades migratorias en la mayoría de los casos. Esto con el fin de alentar a la comunidad inmigrante a confiar, cooperar y reportar crímenes con la policía.

A esto se sumó la ordenanza de 2013, “Due Process for All”, que prohíbe a la policía de la ciudad detener a las personas en nombre de las autoridades de inmigración para que estas sean deportadas, a menos que sean buscadas por un delito grave. En el caso del salvadoreño lo que tenía en su registro era un DUI por manejar bajo los efectos del alcohol y una orden de deportación de 2005.

Figueroa-Zarceno dijo que una vez llegó a la comisaría y después de que le explicaron sobre su coche le dijeron que tenían que hacerle unas preguntas. Sin embargo minutos más tardes fue liberado por una puerta lateral donde un agente de ICE lo esperaba para detenerlo.

El sargento de Policía de San Francisco, Michael Andraychak dijo en un comunicado este viernes que el entonces jefe de policía Greg Suhr había informado al alcalde Ed Lee que Figueroa-Zarceno “nunca debió haber sido detenido por agentes de ICE después de ser liberado de la estación de policía”.

“San Francisco tiene políticas sólidas para alentar a las víctimas y testigos a reportar crímenes sin temor a ser deportados, incluyendo nuestra ordenanza de santuario. Estas políticas están diseñadas para fomentar el respeto y la confianza entre la policía y los residentes para asegurar que nuestras comunidades estén seguras” dijo John Coté, portavoz del Fiscal de la ciudad, Dennis Herrera al comentar sobre la decisión del caso.

Ahora se espera que el acuerdo entre las partes sea confirmado por los supervisores de San Francisco en las próximas semanas durante una audiencia.