Las pruebas que esperan a Javier Duarte

El exgobernador de Veracruz aceptó su extradición a México
Las pruebas que esperan a Javier Duarte
Javier Duarte
Foto: EFE

MÉXICO.- El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, está a un paso de ser extraditado después de aceptar el proceso al comparecer ante la justicia de Guatemala, el país donde fue capturado tras siete meses de huir de la justicia de su estado que le imputa cinco delitos más los dos por los que lo persigue la Procuraduría General de la República (PGR).

Esta última dependencia hizo públicas algunas de las pruebas con las que cuenta para procesarlo por desvío de recursos públicos a cuentas privadas y delincuencia organizada para lograr el desfalco al erario que, según la Auditoría Superior de la Federación,  podría ser de hasta 3000 millones de dólares, aunque lo que reclaman la PGR es alrededor de 35 millones de dólares.

La fiscalía mexicana aseguró ante la justicia guatemalteca que tiene en su poder una entrevista ministerial, ocurrida el 12 de octubre pasado,  con Alfonso Ortega López, ex colaborador de Duarte, en la que éste refirió la constitución de empresas fantasma para las operaciones ilícitas.

Acepta Javier Duarte extradición a México por lavado de dinero

Además una escritura pública de la compraventa realizada entre Ortega y la empresa Terra Urbanizaciones y Desarrollos Inmobiliarios para hacerse de terrenos en Campeche y otra escritura de la creación de la empresa Roor a través de la cual se compró una propiedad en la zona más exclusiva de la Ciudad de México: Lomas de Chapultepec y otras en la zona turística de Ixtapa Zihuatanejo, en Guerrero.

Cuenta también con escrituras públicas de siete bienes inmuebles asegurados por el Ministerio Público federal adquiridas por su amigo y subordinado Moisés Mansur, Mónica Macías Tubilla (hermana de la esposa de Duarte) y Armando Rodríguez Ayache (su cuñado).

El polémico Javier Duarte sorprende con nueva imagen y acepta extradición

Estos son: el rancho La Macedonia, en Tres Valles; el predio rústico La Macaya, en Cosamaloapan, y tres departamentos en Boca del Río, todos ellos en Veracruz, así como un lote en Las Mesas, Valle de Bravo, Estado de México.

“No tengo responsabilidad alguna y si algún funcionario hizo irregularidades, que pague. No tengo por qué sudar calenturas que no son mías”, dijo Duarte en octubre pasado poco antes de dejar el cargo por la presión política en su contra.

El ex gobernador hacía referencias indirectas a gente cercana a su administración y a su persona señalados como parte de una red de “prestanombres” (testaferros) para hacerse de propiedades con recursos públicos.

El gobierno de Veracruz, por su parte, lo acusa de abuso de autoridad por instruir el uso de fondos públicos para otros fines; incumplimiento del deber legal; peculado y tráfico de influencia, pero aún se desconocen los detalles de la averiguación.