Trump vuelve a insistir en dejar que “Obamacare” se desmorone

El voto decisivo provino del senador republicano por Arizona, John McCain, en una votación final de 51 votos en contra y 49 a favor
Trump vuelve a insistir en dejar que “Obamacare” se desmorone
El senador John McCain dio un voto decisivo. Chip Somodevilla/Getty Images
Foto: Getty Images

WASHINGTON – Tras una humillante derrota al no lograr la anulación de “Obamacare” en el Senado esta madrugada, el presidente Donald Trump volvió a insistir en que, a su juicio, es preferible dejar que fracase la reforma sanitaria de 2010 como estrategia para negociar otro trato.

Trump y sus asesores montaron una fuerte campaña de presión para que el Senado, bajo control republicano, derogara la ley, para así cumplir una promesa que presentaron a sus votantes desde 2010. El  mandatario incluso amenazado con tumbar la reelección de algunos republicanos  el próximo año.

Pero no lo logró: el voto de esta madrugada de una versión diluida para eliminar “Obamacare” fue derrotada al no lograr los 50 votos mínimos necesarios.

El voto decisivo provino del senador republicano por Arizona, John McCain, en una votación final de 51 votos en contra y 49 a favor.

Las senadoras republicanas de corte moderado, Susan Collins, de Maine, y Lisa Murkowski, de Alaska, también se sumaron a los demócratas para derrotar la medida republicana, apodada “skinny bill” (“iniciativa flaca”) porque, en vez de ser una medida integral, sólo eliminaba ciertos aspectos de “Obamacare”.

Trump acudió a Twitter para atacar a los senadores republicanos que se rebelaron contra la medida.

“Tres republicanos y 48 demócratas decepcionaron al pueblo estadounidense. Como he dicho desde el principio, dejemos que Obamacare implosione, después negociemos. Observen!”, dijo Trump.

“Debate” sin debate

La medida, ampliamente criticada por grupos cívicos, asociaciones médicas y algunas aseguradoras en todo el país, fue sometida a voto esta madrugada sin la inclusión de los demócratas y sin debate de enmiendas.

En su calidad como presidente del Senado, el vicepresidente Mike Pence llegó al capitolio para estar listo a emitir el voto de desempate si fuese necesario pero, al final, la medida no logró los 50 votos mínimos necesarios para prosperar.

El debate pareció, en ocasiones, un espectáculo circense, tomando en cuenta que en realidad no hubo un debate sobre los méritos de la medida.

El senador republicano de Wyoming y presidente del Comité de Presupuesto del Senado, por ejemplo, gastó el tiempo que le concedieron no para defender la medida sino para leer de un libro, lo que provocó críticas de la oposición.

La senadora demócrata por Hawai, Mazie Hirono, quien lucha contra un cáncer renal, ofreció un apasionado discurso en defensa de “Obamacare”, y afirmó que los tres votos “heroicos” no pueden ser en balde.

McCain, recién operado de un cáncer cerebral, explicó que votó en contra de la medida porque ésta no reemplaza “Obamacare” con una reforma “significativa”, e insistió en la necesidad de restablecer el orden parlamentario.

Su voto decisivo significa que la única opción para los republicanos es sentarse a dialogar con los demócratas para mejorar y fortalecer “Obamacare” a través del proceso legislativo normal.

El asunto queda ahora en manos del líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.