Abre paquete misterioso y sufre quemaduras en 80 % de su cuerpo

La caja con el explosivo fue dejado en la entrada de una vivienda en Queens
Abre paquete misterioso y sufre quemaduras en 80 % de su cuerpo
El hecho se reportó en una vivienda de la calle 222 en Springfield Gardens.

Agentes federales trabajan conjuntamente con la Policía de Nueva York (NYPD) en la investigación de un paquete dejado en la entrada de una casa en Queens y que explotó cuando un hombre lo abrió.

El hecho se reportó este viernes en una vivienda de la calle 222 en Springfield Gardens.

El casero del lugar donde se hospedan dos familias abrió el paquete luego de que estuviera allí por varios días.

La caja pequeña y cilíndrica le explotó en las manos a la víctima de 72 años, quien resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en el 80 % de su cuerpo debido al efecto del fuego y el humo.

El hombre se encuentra en condición crítica en el Nassau University Medical Center.

Los vecinos indicaron a NBC que escucharon una detonación, y, al salir, encontraron al casero en el suelo.

“Fue una explosión grande, y cuando miré, vi una gran nube de humo”, describió Campbell. “El estaba en ‘shock’, no estaba gritando. Alguien, otro vecino, trajo una toalla para apagar el fuego. Toda su ropa había desaparecido, quemada”, agregó.

Videos del incidente muestran al hombre de rodillas con la ropa hecha pedazos.

Oficiales del Departamento de Bomberos (FDNY) tuvieron que acordonar la zona.

El paquete que se cree fue dejado este martes en la vivienda tenía solo un nombre (que no ha sido divulgado por las autoridades), más no una dirección postal, indicó un oficial del NYPD al referido medio. Las autoridades entrevistaron a empleados del correo, quienes rechazaron haber hecho la entrega. Además, hablan con los residentes del lugar y vecinos para ver si sospechan de alguien que pueda estar acosándolos.

El explosivo era simple, pero bien confeccionado.

El NYPD envió los remanentes a una laboratorio para análisis. Personal del FBI (Buró Federal de Investigaciones) y de la ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) se sumaron a la pesquisa.