El Departamento del Sheriff usa datos defectuosos sobre la violencia carcelaria, según el inspector general

El problema se debe al uso de softwares incompatibles de recopilación de datos
El Departamento del Sheriff usa datos defectuosos sobre la violencia carcelaria, según el inspector general
El Sheriff del condado de Los Ángeles Jim McDonnell.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

La Oficina del Inspector General, creada en 2014 para supervisar el Departamento del Sheriff del Condado de LA ha publicado un informe este martes en el que afirma que el departamento está utilizando “datos inexactos” en relación a la violencia carcelaria tanto en informes internos como públicos.

En el informe, el inspector general Max Huntsman pregunta si el departamento “está en control de sí mismo”, señalando una serie de datos fallidos, según reporta el LA Times. Gran parte del problema, de acuerdo con Huntsman, se debe al sistema de programas de software incompatibles que el departamento emplea para almacenar los incidentes en las prisiones del condado.

Entre otros fallos, el software a veces combina varios incidentes en uno, por ejemplo. En un informe interno, el departamento aseguró que hubo 382 asaltos de presos a trabajadores en 2015, mientras que le dijo a la oficina del inspector general que hubo 464 incidentes de ese tipo en ese año; una diferencia del 17.7%.

El departamento del Sheriff afirmó a principios de año que revisaría sus sistemas de recopilación de datos, los cuales parecen ser los causantes de estas incongruencias. El informe supone un duro golpe para el departamento que intenta reformar el sistema penitenciario después del escándalo del ex Sheriff Lee Baca, condenado por obstrucción a la justicia, entre otros cargos.

En 2011, el FBI comenzó a investigar los presuntos abusos que se repetían en las cárceles del condado, lo que resultó en la acusación de Baca y otros oficiales de intentar interferir dicha investigación.

Baca fue acusado, entre otros cargos, de mandar a varios agentes a la casa de una agente para intimidarla. Otros nueve oficiales y funcionarios fueron condenados o declarados culpables por su participación.

Huntsman recomienda que haya una sola unidad en el departamento responsable de recopilar y verificar todos los datos sobre la violencia en las cárceles del condado con el fin de generar “información más precisa”, apunta el informe.