Alerta: ascienden a 16 los casos de la peligrosa bacteria que “devora carne” humana

La bacteria habita en las aguas marinas y suele penetrar el cuerpo a través de una herida abierta
Alerta: ascienden a 16 los casos de la peligrosa bacteria que “devora carne” humana
Ya van 16 casos reportados en el estado de la Florida
Foto: EFE / Captura YouTube

Crece la alarma en el estado de la Florida por el brote de casos de la peligrosa bacteria que se come la carne humana.

Las autoridades sanitarias de Florida confirmaron hoy que en lo que va de año un total de 16 personas contrajeron la peligrosa bacteria que vive generalmente en el agua marina y devora la carne.

El caso más reciente se confirmó este lunes en el condado de Escambia (noroeste de Florida), donde recientemente se registró un primer infectado por la bacteria “vibrio vulnificus”, conocida como la “devoradora de carne”.

De las 16 personas infectadas, solo ha fallecido una, en un caso localizado en el condado de Orange, en el centro del estado, señaló el Departamento de Salud del estado en su página web.

Los casos detectados este año se han presentado en los condados de Sumter (3), Escambia (2), Sumter, Charlotte (1), Citrus (1), Collier (1), Duval (1), Lee (2), Okaloosa (1), Orange (1), Pasco (1), Polk (1) y Santa Rosa (1).

En 2016 fallecieron diez de las 46 personas que contrajeron la bacteria en Florida.

La “vibrio vulnificus” habita en las aguas marinas y suele penetrar en el cuerpo a través de una herida abierta. Afecta especialmente a ancianos o personas mayores con problemas en su sistema inmunológico y solo se combate con antibióticos.

Pertenece a la familia del germen que causa el cólera y suele encontrarse en aguas cálidas salobres, principalmente de mayo a octubre, aunque también puede detectarse en marisco crudo como ostras.

Los síntomas más comunes son vómitos, diarrea y dolor de abdomen. La infección también puede ocasionar úlceras en la piel de las personas afectadas.

Los médicos recomiendan abstenerse de comer marisco crudo, especialmente ostras, y bañarse en el mar o agua salobre con heridas para evitar toda posibilidad de contagio.

Entre 1988 y 2006 los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) contabilizaron más de 900 casos de “vibrio vulnificus”, la mayor parte de ellos en los estados costeros del Golfo de México.