Gobierno exige conocer la identidad de 1.3 millones de manifestantes en protestas contra Trump

El objetivo sería identificar a los disidentes políticos de la administración Trump
Gobierno exige conocer la identidad de 1.3 millones de manifestantes en protestas contra Trump
El gobierno asegura que la petición es completamente constitucional
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Se prenden las alarmas por el último pedido del departamento de Justicia.  Solicitaron las direcciones IP de más de 1.3 millones de personas que visitaron el portal que promovió las protestas durante la inauguración de Trump.

La controversial orden de búsqueda es parte de una investigación sobre los disturbios del día de inauguración de Trump, la cual ya ha dado lugar a la condena de 200 personas en el Distrito de Columbia.

El portal disruptj20.org, sitio web que ayudó a organizar las protestas del 20 de enero, está siendo desafiado por la orden del gobierno Trump para que entregue la identidad de todos aquellos que ingresaron a su página. 

Para activistas de la protección de la información digital en Estados Unidos esta petición del Departamento de Justicia es un claro abuso de la autoridad gubernamental.

“La solicitud del Departamento de Justicia exige que DreamHost entregue más de 1.3 millones de direcciones IP  de visitante además de información de contacto, contenido de correo electrónico, y las fotos de miles de personas en un esfuerzo para determinar quienes visitaron la página web,” dijo DreamHost, servidor del portal en en el que operó disruptj20.org.

“Esa información podría ser utilizada para identificar a alguna de las personas que utilizan este sitio para ejercer y expresar la expresión política protegida por la Constitución de la Primera Enmienda. Esto debería ser suficiente para prender las alarmas”.

Chris Ghazarian, consejero general de DreamHost, añadió en un documento legal que la orden de registro del pasado 12 de julio “no sólo tiene como objetivo identificar los disidentes políticos de la actual administración, pero los intentos de identificar y comprender el contenido que cada uno de estos disidentes ver en la sitio web.”

DreamHost, con sede en Los Ángeles, ha estado involucrado en una dura batalla contra el gobierno por causa de esta orden de registro y asegura luchará hasta el fin por proteger la identidad de todos sus usuarios.

Por su parte los fiscales respondieron que la solicitud para obligar a DreamHost a entregar los datos de DisruptJ20 es completamente constitucional y que no hay razón para que DreamHost no cumpla con la solicitud. “Ese sitio web fue utilizado en el desarrollo, la planificación, la publicidad y la organización de un motín violento” aseguraron los fiscales.

Este viernes está programada una audiencia en la Corte Superior  del Distrito de Columbia ante el juez Lynn Leibovitz.