El tributo de Jaime Jarrín a Felo Ramírez: “Tenía una habilidad para narrar el béisbol única”

El béisbol está de luto por la muerte del narrador cubano, quien hizo historia con la famosa Cabalgata Deportiva Gillette
El tributo de Jaime Jarrín a Felo Ramírez: “Tenía una habilidad para narrar el béisbol única”
Los Marlins de Miami rindieron honores al legendario Felo Ramírez, su cronista en español, con esta imagen. El narrador cubano falleció el lunes a los 94 años.
Foto: Twitter / Los Marlins de Miami

El legendario narrador ha fallecido, pero su voz jamás se olvidará.

La muerte de Felo Ramírez, el cronista cubano que se dio a conocer en toda Latinoamérica con la famosa Cabalgata Deportiva Gillette al lado de Buck Canel, puso de luto al béisbol desde la noche del lunes.

Ramírez llevaba varias semanas hospitalizado en Miami, donde trabajaba para la organización de los Marlins, tras golpearse la cabeza en una caída mientras se bajaba del autobús del equipo el pasado 26 de abril en Filadelfia. Tenía 94 años.

“Toda la organización de los Marlins está profundamente entristecida por la pérdida de un gran amigo, un cronista de Salón de la Fama y un ícono de la comunidad, Felo Ramírez”, dijeron los Marlins ayer en un comunicado. “Desde nuestra temporada inaugural, él trajo a casa prácticamente cada momento mágico en la historia de la franquicia”. Irónicamente, los Marlins jugaron ayer en Filadelfia, donde ganaron 12-8.

La noticia fue especialmente triste para colegas de Ramírez como Jaime Jarrín, la voz de los Dodgers de Los Ángeles.

“Aunque no fue una sorpresa considerando la gravedad del accidente que sufrió, me dolió mucho”, dijo Jarrín, quien hace algunas semanas trató, sin éxito, de visitar a su amigo en el hospital. “Era una persona intachable, muy humilde, muy simple, muy suavecito en su trato. Teníamos muchas cosas en común”.

Mientras la comunidad latina del sur de Florida le llora hoy a Felo, el pesar por su muerte se extiende a lo largo del continente americano, porque él, Canel, Jarrín y algunos otros históricos comunicadores fueron los voceros de inolvidables momentos para millones de aficionados, y dentro del territorio de Estados Unidos, sirvieron a generaciones y generaciones de inmigrantes.

Narró el hit 3,000 de Roberto Clemente

Increíble longevidad: 70 años al aire

Felo, nacido el 22 de junio de 1923 en Bayamo, Cuba, abandonó la Isla en 1961 luego de que el régimen comunista de Fidel Castro le empezó a privar de sus libertades. Ya para entonces era una figura del micrófono. En total, narró deportes por más de 70 años, en una increíble longevidad.

“No ha habido nadie que haya narrado tantos juegos en español como él. Dedicó su vida al béisbol”, dijo Luis “Yiky” Quintana, compañero de transmisiones de Felo las pasadas 16 campañas, citado por el diario Miami Herald. “No hay un cronista de radio en español que no haya sido influenciado por Felo”.

Jarrín, quien se encuentra en su temporada 59 en las transmisiones de los Dodgers, dijo que aún era un jovencito en su natal Ecuador cuando empezó a escuchar a Felo Ramírez por onda corta narrando boxeo y béisbol.

Mucho tiempo después, Jarrín se unió a Ramírez y Canel para narrar durante un medio inning de la Serie Mundial de 1976 en Cincinnati y allí empezó una buena amistad que incluyó a las esposa: Fela, esposa de Ramírez, y Blanca, esposa de Jarrín.

“Me invitó a que fuera con él al Salón de la Fama, yo le traduje su discurso, aunque fue un momento difícil para mí porque empezó a alabar mi persona mucho”, recordó el modesto Jarrín, quien tras ser entronizado en Cooperstown en 1998 fue un impulsor clave para que Ramírez obtuviera la misma distinción.

“Él cultivó y extendió el béisbol a toda Latinoamérica. Fue una inspiración para muchos cronistas que después asumieron esa profesión”, agregó Jarrín sobre el legado de Ramírez. “Era un locutor muy pulcro, manejaba el idioma a la perfección, tenía una enunciación muy clara. Cosa rara, tenía un tono de voz muy bajito, pero una vez en el micrófono se transformaba, y tenía una habilidad para narrar el béisbol única en verdad”.