Nueva promesa de Jeff Sessions causa indignación inmediata

Esta es una victoria para aquellos que incitan al odio en EEUU
Nueva promesa de Jeff Sessions causa indignación inmediata
Trump sugirió que iría tras los cultivadores y vendedores de Marihuana en los estados que la han legalizado
Foto: Alex Wong / Getty Images

En medio de las tensiones raciales que vive el país tras semanas de incidentes como el de Charlotesville o la última polémica por la protesta de jugadores afroamericanos en la NFL, se suma otro pronunciamiento del gobierno que causa revuelo.

El fiscal general, Jeff Sessions, avisó hoy de que su Gobierno intervendrá a favor de aquellos oradores ultraderechistas que han sido recientemente silenciados en diferentes universidades, en lo que el procurador consideró una defensa de la libertad de expresión.

En un discurso en la prestigiosa Universidad de Georgetown, en Washington, Sessions se comprometió a proteger la libertad de expresión en las universidades ante las recientes protestas por eventos ultraderechistas, unos incidentes que han enfadado a la base conservadora del presidente, Donald Trump.

“Los manifestantes están ahora de manera rutinaria impidiendo discursos y discusiones a través del país en un esfuerzo por silenciar voces que no están suficientemente de acuerdo con sus opiniones”, se quejó Sessions, uno de los miembros más conservadores del Gobierno de Donald Trump.

El fiscal general narró lo ocurrido en marzo en la Middlebury College, una universidad de Vermont donde cientos de estudiantes impidieron la intervención del polémico intelectual Charles Murray, cuyo libro “The Bell Curve” publicado en 1994 ligaba el estatus socioeconómico con la raza y la inteligencia.

También citó lo ocurrido en febrero en la Universidad de California en Berkeley, donde fuertes protestas impidieron que interviniera el polémico escritor greco-británico Milo Yiannopoulos, quien trabaja en Breitbart News, un portal de extrema derecha dirigido por Steve Bannon, exasesor de Trump.

“La libertad de pensamiento y de expresión en los campus universitarios de Estados Unidos están amenazados”, dijo Sessions.

“La universidad estadounidense -continuó- fue en otro momento el centro de la libertad de enseñanza, un lugar para debates sólidos, un foro para la competencia de ideas. Pero se está transformando en una cámara de resonancia de lo que es políticamente correcto, un centro de pensamiento homogéneo, un refugio para egos frágiles”.

Mientras Sessions hablaba dentro de un auditorio, en los jardines de la universidad y los escalones de la facultad de Derecho, un centenar de estudiantes y profesores se congregaron para mostrar su rechazo al Gobierno de Trump y sus ideas sobre la libertad de expresión.

“El lenguaje que incita al odio, no es libertad de expresión” y “Deporten al odio” fueron los mensajes estampados en las pancartas de los estudiantes, quienes taparon su boca con trozos de cinta aislante para mostrar que habían sido silenciados al no permitírseles la entrada al auditorio donde habló Sessions.

Una treintena de catedráticos de la facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown llegó a firmar esta semana un manifiesto para oponerse a la visita de Sessions y condenar su “hipocresía” al hablar de libertad de expresión en las universidades, mientras trata de silenciar cualquier oposición a Trump.