La visita de Narciso

Desde Puerto Rico y tras la visita de Trump

El presidente dio las declaraciones antes de su viaje a Puerto Rico.
El presidente dio las declaraciones antes de su viaje a Puerto Rico.
Foto: MANDEL NGAN / AFP/Getty Images

“Fue una gran visita”, expresó el presidente a periodistas en el Air Force One. “Creo que ha sido un gran día. Solamente escuchamos agradecimientos de la gente de Puerto Rico. Ellos son personas grandiosas y realmente fue algo que disfruté muchísimo”, añadió.

Esta frase, aparentemente inocua, retrata la personalidad enferma del presidente de los Estados Unidos Donald Trump. Analicemos: “fue una gran visita”. ¿Qué hizo que lo fuera si no ofreció una sola propuesta para atender la crisis humanitaria del país? Es que fue grande para él. Se sintió centro de atracción. Y para un narcisista ya eso es suficiente.

“Creo que ha sido un gran día”. ¿Para quién? ¿Para los que aun no tienen qué comer? ¿Para los que no pueden refrigerar sus medicamentos y su vida corre peligro? ¿Para los que siguen incomunicados en la montaña? Para los familiares de las tres mujeres que murieron sepultadas por un alud en medio del huracán? No. Fue un gran día para él y para su ego, que no cabe en el Air Force 1. La frase inmediata lo dice: “Solamente escuchamos agradecimientos de la gente de Puerto Rico.” Después que él sea alabado, lo demás no importa.

Y finalmente dice “Ellos son personas grandiosas y realmente fue algo que disfruté muchísimo”. Sí, esos vagos que solo piden que se les ayude, como dijo anteriormente; esos cuya desgracia no le llega a los pies a Katrina, como expresó al medir la desgracia por el número de muertos; esos a los que le tiró papel toalla, como se le tira a un perro un treat, un gesto insultante por demás; esos, son personas grandiosas, y lo disfrutó.

Pero de Trump yo esperaba eso y mucho más, por eso escribí lo que escribí antes de que llegara, y me criticaron los incondicionales que cuando se les patea en el piso se sacan un selfie para inmortalizar el momento. Hoy me reitero que no hizo falta que viniera, y, por si no entendió la metáfora final, lo que quise decir fue que se fuera a las ventas del carajo.

Esta pieza es parte de la iniciativa http://www.24semanas.org que busca crear un movimiento de resiliencia para ayudar en la reconstrucción de comunidades afectadas por terremotos y huracanes en Puerto Rico y México.

Silverio Perez es escritor, músico, comediante y emprendedor nacido en Guaynabo, Puerto Rico