Trump decide no deportar a inmigrante acusado de violación por esta insólita razón

Al parecer la recias políticas migratorias no aplican para todos por igual

El presidente había prometido su deportación sin embargo cambió de opinión
El presidente había prometido su deportación sin embargo cambió de opinión
Foto: Getty Images

Un increíble caso salpica de contradicciones la política migratoria de Donald Trump.

Según informes, el presidente cambió de opinión sobre la deportación de un fugitivo chino acusado de violación después de enterarse de que era miembro de su complejo Mar-a-Lago en Florida.

Guo Wengui, un multimillonario empresario de bienes raíces, huyó de China en 2014 después de enterarse de que estaba a punto de ser arrestado por cargos de violación, soborno y secuestro, alegaciones que niega.

En junio de este año en una reunión para discutir la política exterior con China, Trump les dijo a sus asesores que conocía al menos del caso de un “criminal chino” que Estados Unidos necesitaba deportar de inmediato refiriéndose a Wengui, según reportó The Wall Street Journal .

Según reportes el propio presidente preguntó sobre una presunta carta que envió el gobierno de China pidiendo la extradición de Wengui.

“¿Dónde está esa carta que trajo Steve?” se dice que el presidente le preguntó a su secretaria. “Tenemos que sacar a este delincuente del país” dijo en ese entonces el presidente.

Sin embargo semanas más tarde, informa el diario, asesores de Trump lograron convencerlo de que no tomara la decisión de extraditar al multimillonario al explicarle que el multimillonario era miembro activo de su resort en Mar-a-Lago.

Los ayudantes trabajaron más tarde para garantizar que la deportación no se llevara a cabo.

Desde que huyó de China Wengui ha dicho que las denuncias en su contra son falsas y que ese trata de una campaña de desprestigio por sus acusaciones contra el gobierno chino por corrupción, sin embargo al día de hoy no ha entregado ninguna prueba.

Hay que aclarar que Trump no está obligado a entregar prófugos a China ya que no existe un tratado de extradición entre China y Estados Unidos.