Encuentran vestigios del vino más antiguo de la historia

El vino más viejo sería el primero realizado con base en la uva euroasiática
Encuentran vestigios del vino más antiguo de la historia
Los restos fueron encontrados en Georgia.
Foto: Judyta Olszewski / utoronto.ca

Seguramente has escuchado aquel viejo dicho que dice que “los viejos vinos son mejores”, bueno, pues seguro esto te va a sorprender, pues no hablamos de una bebida de hace unos cuantos lustros, sino de los restos que tendrían una antigüedad de unos 8 mil años.

Unos investigadores encontraron lo que se ha identificado como restos de vino en trozos de cerámica de dos excavaciones en Georgia, mismas que se remontarían a 6 mil años antes de nuestra era, tal como publica el estudio la revista Proceeding of the National Academy of Sciences (PNAS).

Seguro te interesará: Qué son las puertas Norman, y por qué siempre te equivocas al entrar o salir

Estos restos impregnados en los fragmentos obtenidos de dos yacimientos neolíticos que se remontan a los años 6,000-5.000 a.C. denominados Gadachrili Gora y Shulaveris Gora, situados a 50 kilómetros al sur de Tbilisi, la capital georgiana, serían los más antiguos de vino obtenido a partir de uva euroasiática en toda la historia.

Este tipo de uva es el que se usa hasta la actualidad en la gran mayoría de los vinos y en los fragmentos se puede encontrar ácido tartárico lo que indica su presencia.

Te recomendamos: Conoce el nuevo ‘Papamóvil’, un auténtico toro salvaje

Stephen Batiuk, coautor del estudio e investigador senior del departamento de Civilizaciones de Oriente Próximo y Oriente Medio y del Centro de Arqueología de la Universidad de Toronto, aseguró que “es el ejemplo más antiguo de uva euroasiática cultivada expresamente para la fabricación de vino”.

Este hallazgo supera en antigüedad al procedente del yacimiento de Hajji Firuz Tepe en el noroeste de las montañas Zargos, en Irán, que se remontan a unos 5,400 y 5.000 años a.C. aunque existen rastros de otro vino que se cree el “más antiguo”, y que procedería del 7,000 años antes de Cristo y que fue hallada en el yacimiento arqueológico Jiahu en el valle del Río Amarillo de China, aunque éste no fue obtenido de uva, sino de frutas fermentadas.