Otro tribunal le dice a Trump y Sessions que no pueden retirar fondos de ciudades santuario

La decisión de un juez en Philadelphia reitera que procurador está castigando a la ciudad por algo que no está haciendo y además, perjudicaría un programa que salva la vida de personas adictas a las drogas de opio.
Otro tribunal le dice a Trump y Sessions que no pueden retirar fondos de ciudades santuario
Jeff Sessions.
Foto: Getty Images

Un tribunal federal prohibió este miércoles que el gobierno de Donald Trump niegue la entrega de 1.6 millones de dólares en fondos de becas de justicia a la ciudad de Philadelphia en represalia por ser una “ciudad santuario” porque la medida podía coartar un programa para salvar vidas de adictos a drogas opioides.

El juez Michael Baylson dijo en su fallo que el gobierno tenía prohibido negar la solicitud de la ciudad de Philadelphia respecto a los fondos Byrne JAG, que son otorgados por el departamento de justicia para ciertos programas de lucha contra la delincuencia.

Esta decisión se refiere a Philadelphia, pero otro tribunal ya había impuesto en septiembre una prohibición nacional al respecto, lo que quiere decir que más de un juez federal coincide en que el gobierno está fuera de lugar al retirar fondos de justicia a ciudades en represalia por ciertas decisiones locales.

El gobierno de Trump y su procurador Jeff Sessions están usando estas becas federales para castigar a ciudades que consideran “santuario”, alegando que han incumplido una sección de la ley federal que los obliga a compartir información sobre el estatus migratorio de un detenido por el estado o localidad.

El juez también afirmó que tras examinar la evidencia, Philadelphia sí está cumpliendo con la ley y que no hay razón para pensar que el gobierno pueda ganar la demanda que la ciudad presentó en este caso.

En julio, el procurador Sessions anunció que para obtener estas “becas” federales, que se otorgan cada año para ayudar en la lucha contra la delincuencia, las ciudades tendrían que comprobar que están cumpliendo con “nuevas condiciones de compartir información entre el gobierno federal, estatal y local, asegurando que las autoridades migratorias tienen los datos que necesitan para aplicar las leyes migratorias y aumentar la seguridad en nuestras comunidades”.

El año pasado, el gobierno federal distribuyó 36 millones de dólares en estas becas, y los principales receptores fueron las grandes ciudades como Nueva York, Chicago, Los Ángeles y Philadelphia.

California también presentó su demanda en agosto contra el Departamento de Justicia en Agosto respecto a las mismas becas de justicia y la misma está pendiente.