Morrissey cuestiona la culpabilidad de Kevin Spacey y a las víctimas de Harvey Weinstein

Polémicas declaraciones
Morrissey cuestiona la culpabilidad de Kevin Spacey y a las víctimas de Harvey Weinstein
Morrisey hizo polémicas declaraciones.
Foto: Getty Image

En un momento en que toda la meca del cine parece haber condenado y olvidado ya a Kevin Spacey, el músico Morrissey se ha atrevido a hacer lo impensable: cuestionar las acusaciones que pesan contra el antiguo protagonista de ‘House of Cards’, y en especial la historia compartida por el intérprete Anthony Rapp, quien precipitó el inicio del fin del oscarizado actor asegurando que este había tratado de inmovilizarle sobre una cama para mantener relaciones sexuales durante una fiesta celebrada en 1986, cuando él tenía tan solo 14 años.

Ahora el cantante y ex líder de los Smiths ha tildado de “ridícula” la caza de brujas a la que -a su parecer- se está sometiendo a Spacey, preguntándose por qué se encontraba para empezar Rapp a solas con un adulto en un dormitorio.

“Me parece que es ridículo. Por lo que yo sé, estaba en una habitación con un chico de 14 años. Kevin Spacey tenía 26, el chico 14. En un caso así, te preguntas dónde estaban los padres del chico. Te planteas si el chico no presintió lo que podría suceder. No sé cómo eran las cosas en tu caso, pero yo nunca me he encontrado en una situación parecida en mi juventud. Nunca. Siempre he sido consciente de lo que podría suceder. Si estás en la habitación de alguien, debes ser consciente de en qué podría desembocar. Por todo lo anterior, algo no me parece creíble. Yo creo que Spacey está siendo atacado innecesariamente”, ha apuntado el músico en una entrevista al diario alemán Der Spiegel.

La leyenda de la música también ha mostrado una actitud muy crítica y desconfiada hacia los testimonios ofrecidos a lo largo de las últimas semanas por decenas de mujeres y hombres, denunciando los abusos y el trato denigrante del que habrían sido víctimas en el seno de la industria del cine y de la música. En contra de la corriente de apoyo mayoritaria, que hace hincapié en la importancia de aplaudir la valentía de las víctimas que se atreven a alzar la voz -en algunos casos a costa de no cuestionar su credibilidad, cierto-, Morrissey ha querido dar a entender que, por ejemplo, muchas de las actrices y empleadas de Harvey Weinstein eran conscientes de cuáles eran las intenciones del poderoso productor y habrían consentido de alguna manera a cambio de mejorar su posición.

“La gente sabe de sobra lo que está sucediendo, y sigue la corriente. Más tarde les resulta vergonzoso, o no les gusta, y es entonces cuando cambian de opinión y dicen: ‘Fui atacado, me pilló por sorpresa, me arrastraron a esa habitación’. Pero si todo hubiera salido bien y hubieran tenido una carrera brillante, no habrían hablado. Odio las violaciones, odio los asaltos sexuales. Odio que se fuerce a una persona en una situación de naturaleza sexual, pero en muchos de esos casos, cuando te fijas en las circunstancias y en la persona a la que le sucedieron, a quien se denomina víctima, resulta simplemente decepcionante”, apunta.

Cabe recordar que Kevin Spacey se disculpó en su momento con Rapp, alegando eso sí que no recordaba el incidente relatado por el actor, y que actrices tan famosas como Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie se han pronunciado en contra de Weinstein.

Incluso el teatro Old Vic de Londres, del que Spacey fue director artístico durante una década, emitió una disculpa pública por no haber sabido crear una atmósfera más segura para sus artistas, reconociendo que hubo hasta dos decenas de víctimas del carácter abusivo de la famosa estrella de Hollywood entre su personal más joven, que no se atrevió a denunciar lo sucedido debido al “culto” que se había formado en torno a su persona.