Hombre iba a entregar a indocumentados a Patrulla Fronteriza y ahora enfrenta la cárcel

Y el caso se basa en el testimonio de los inmigrantes involucrados
Hombre iba a entregar a indocumentados a Patrulla Fronteriza y ahora enfrenta la cárcel
David Robinson testificó a favor de Derrick McCoy (izquierda).
Foto: Captura video Arizona Daily Independent

Derrick McCoy quería entregar a un grupo de indocumentados a la cárcel, pero fue detenido por la Patrulla Fronteriza y ahora podría enfrentar hasta cinco años de cárcel, publicó en Town Hall.

En noviembre pasado, este trabajador de 20 años planeaba pasar un sábado caminando y cortando leña con su novia en Arizona, pero su vecino David Robinson le envió un mensaje de texto alrededor de las 8:30 a.m. del 11 de noviembre, pidiéndole que respondiera a una llamada de una mujer local que vio a cuatro indocumentados vestidos de camuflaje cerca de su casa.

El hombre acudió y se encontró con cuatro hombres que habían sido vistos frente a la casa de Billy y Anna Grossman, sus vecinos cercanos que le habían pedido a McCoy que vigilara sus propiedades mientras estaban fuera de la ciudad.

McCoy tuvo un breve encuentro con los cuatro hombres, de los cuales sólo uno hablaba inglés, los subió en su SUV para entregarlos a la Patrulla Fronteriza, pero mientras intentaba completar esa acción, los agentes lo arrestaron, lo entrevistaron en la estación de Douglas, lo recluyeron en régimen de aislamiento durante dos días y luego lo mantuvieron bajo custodia federal durante tres días en Tucson y Florencia.

Ahora, el hombre enfrenta cargos federales por transportar a extranjeros indocumentados con fines de lucro, o lo que se conoce como “coyotaje”.

Un asistente del fiscal federal le dijo poco después de su arresto que probablemente recibirá de tres a cinco años de prisión si es declarado culpable de los cargos de delito grave.

La razón de su detención es porque dos de los indocumentados le dijeron a agentes fronterizos que le ofrecieron a McCoy $200 dólares para llevarlos a un lugar seguro y donde pudieran comer y él aceptó, pero cuando vio a la Patrulla Fronteriza les pidió que se bajaran de su auto.

McCoy niega esas acusaciones, pero el proceso en su contra continúa.