Por confusión, personal del Hospital de Sonora intercambia a dos bebés recién nacidos

Uno de los padres prepara demanda legal por negligencia médica. Esperan los resultados de ADN
Por confusión, personal del Hospital de Sonora intercambia a dos bebés recién nacidos
Recién nacido
Foto: Archivo / La Opinión

MÉXICO – Padres de un recién nacido afirman que personal del Hospital Integral de la Mujer de Sonora (HIMES) cambió a su pequeño por otro bebé. La familia se encuentra a la espera de los resultados de pruebas de ADN para comprobar si en verdad fue intercambiado o no el niño.

El padre del niño, de nombre Ángel Caleb, indicó a los medios que su hijo nació la tarde del 28 de diciembre, pero no le permitieron verlo hasta el día siguiente.

“Me dijeron que ya lo podía ver y me dieron el número de cama y ya fui y lo vi, pero después nos dijeron que el bebé, ese que estábamos viendo nosotros, no era de nosotros, que era otro bebé, que se habían equivocado los enfermeros y pues nos dijeron que nos iban hacer una prueba”, mencionó el padre.

Las sospechas aumentaron cuando la madre notó que el bebé pesaba un kilo menos de lo que le había informado el personal encargado del parto. A esto se sumó que el bebé llevaba una pulsera con el nombre de otro niño.

Según informan medios locales, los enfermeros admitieron su error ante la directora de la institución, Alba Rocío Barraza, quien en una rueda de prensa admitió que el error ocurrió en el área de incubadores y afirmó que es la primera vez que ocurre un incidente como este.

“El error que se cometió aquí fue en la incubadora, entiendo la angustia del papá, estuvo aquí en mi oficina y hablé con él para explicarle de la mejor manera”, mencionó.

Hasta el momento, el hospital he enviado muestras de sangre a un laboratorio de la Ciudad de México para realizar el examen genético solicitado por los padres del pequeño, los resultado estarán listos en 15 días. En tanto que los padres del otro bebé preparan una demanda contra el hospital por negligencia médica.

Este no es el primer  caso de negligencia en el que se encuentra involucrado el hospital HIMES.  En el 2015 se hicieron públicas varias denuncias de tráfico de menores que ocurrieron en el interior de establecimiento.

En aquel entonces, la Procuraduría estatal logró identificar al menos al menos nueve niños que fueron registrados ante el Registro Civil de forma irregular. De acuerdo con las autoridades, Vladimir Alfredo Arzate Carvajal, quien se desempeñaba como subdirector de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF local identificaba a mujeres con problemas de drogaadicción que daban a luz en el hospital HIMES, donde el funcionario operaba con total libertad para conseguir a los bebés de estas madres vulnerables y posteriormente los entregaba a personas que los registraban como sus hijos biológicos, por lo que el funcionario llegaba a cobrar hasta 150 mil pesos.

Respecto a este tema, la CNDH emitió en el 2017 una recomendación al Gobierno de Sonora por negligencia en el proceso de investigación del paradero de 682 niños, imprecisiones en los informes proporcionados por el DIF y falta de impartición de justicia.