El increíble -y polémico- triunfo de último segundo de los Vikings

Minnesota podría convertirse en el primer equipo en la historia de la NFL en jugar un Super Bowl en su propia casa
El increíble -y polémico- triunfo de último segundo de los Vikings
El receptor de los Minnesota Vikings Stefon Diggs celebra su anotación frente a New Orleans Saints. (Foto: EFE/EPA/CRAIG LASSIG)
Foto: CRAIG LASSIG / EFE/EPA

MINNEAPOLIS – Cuando nadie se lo esperaba, el milagro para Minnesota llegó, y no faltó quien cuestionara la jugada defensiva de los New Orleans Saints.

Case Keenum no tenía mucho más qué hacer excepto lanzar un pase largo y esperar que algo mágico sucediera…y fue justo lo que pasó. Keenum completó un desesperado pase ayer en la última jugada del partido, y Stefon Diggs se escabulló para concretar un pase de touchdown de 61 yardas para darle a los Vikings una victoria por 29-24 sobre los Saints y un boleto a la final de la Conferencia Nacional de la NFL.

Keenum terminó con 318 yardas por aire al acertar 25 de 40 pases y una intercepción, pero ese definitorio pase de anotación a 10 segundos del final, en una jugada de evidente error defensivo de los visitantes, coronó un último intento de Minnesota ante un marcador adverso de 24-23 en jugada de tercera y diez.

El triunfo lleva a los Vikingos a un choque ante las Águilas de Filadelfia el próximo domingo, y los coloca a una victoria del Súper Bowl, que será disputado en Minnesota, lo que los convertiría en el primer equipo de la Liga en jugar un partido por el título en su propia casa.

Drew Brees había guiado a los Santos en la serie previa, que culminó con un gol de campo de Wil Lutz de 43 yardas, lo que puso arriba a Nueva Orleans con 25 segundos restantes. Brees conectó 25 de 40 pases para 294 yardas, con tres touchdowns por aire, pero un par de intercepciones en la primera mitad.

Pero los Vikingos se jugaron el pase a la final de Conferencia con un lanzamiento de Keenum desde su propia yarda 39. Diggs saltó frente al defensivo Marcus Williams, quien realizó un extraño clavado debajo del receptor en un pésimo intento de tacleo, y dejó el camino libre a Diggs, quien logró girar manteniéndose con ambos pies dentro de la cancha y llegó a la zona prometida para desatar la locura en el U.S. Bank Stadium.

?>