México rechaza ser el país más violento del mundo, como afirma Trump

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto reconoce que el país "atraviesa un problema significativo de violencia"
México rechaza ser el país más violento del mundo, como afirma Trump
Ejército Mexicano.
Foto: EFE

Tras dejar claro al presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  que el Gobierno mexicano “no pagará” un muro en la frontera, y que a pesar de que el país atraviesa “un problema significativo de violencia, es abiertamente falso que México sea el país más peligroso del mundo”.

Así lo manifestó la Relaciones Exteriores (SRE) a través de un comunicado, en respuesta a los señalamientos del mandatario estadounidense al calificar a México como el país más violento del mundo. 

Según cifras de las Naciones Unidas de 2014, “México está lejos de ser uno de los países más violentos”, dijo la Cancillería, y resaltó que otras naciones latinoamericanas “tienen tasas de homicidios superiores a la de México, situada en 16,4, muy por debajo de varios países de la región”.

Trump insistió hoy a través de Twitter que el muro fronterizo será pagado “directa o indirectamente” por México y aseguró que “si no hay muro, no hay acuerdo”, tras referirse al Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como “un mal chiste”.

Además el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto  aseguró que no negociará en redes sociales el TLCAN ni ningún otro aspecto de la relación bilateral.

La Secretaría de Relaciones Exteriores respondió que la posición de México en la renegociación del TLCAN seguirá siendo “seria y constructiva, siempre poniendo el interés nacional por delante y buscando un resultado en el que los tres países norteamericanos ganen”.

“México no negociará el TLCAN, ni ningún otro aspecto de la relación bilateral, por medio de las redes sociales o los medios de comunicación”, señaló.

Sobre la violencia generada en México por el tráfico ilícito de drogas, armas y dinero, insistió en que “es un problema compartido que solo terminará si se tratan sus causas de raíz: la alta demanda de drogas en EE.UU. y la oferta desde México (y otros países)”.

Los grupos criminales internacionales han causado la muerte de miles de mexicanos, incluidos policías y militares, así como estadounidenses. “Sólo con base en los principios de responsabilidad compartida, trabajo en equipo y confianza mutua podremos superar este reto”, agregó.