Corte Suprema rompe su silencio y se pronuncia sobre la venta de armas

El Tribunal Supremo propina duro golpe a la Asociación Nacional del Rifle
Corte Suprema rompe su silencio y se pronuncia sobre la venta de armas
Foto: Zach Gibson / Getty Images

Mientras el país entero trata de reponerse de la trágica masacre en Parkland, Florida y mientras ciudadanos se pronuncian en contra de la falta de regulación a la venta de armas, llega un importante pronunciamiento de la Corte Suprema.

El Tribunal Supremo rechazó hoy evaluar dos casos sobre restricción de armas de fuego y dejó intacta una ley del estado de California que impone un periodo de espera de diez días para aquellos que quieran comprar armas.

El alto tribunal se pronunció hoy en un breve escrito sobre los recursos que había presentado la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo de presión contrario al control de armas de fuego en EEUU y que gasta millones de dólares en campañas políticas.

El grupo de presión afirmaba que la ley de California viola el derecho de los ciudadanos a disponer de un arma de fuego en un corto periodo de tiempo y va contra la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a poseer y portar armas.

En respuesta, los jueces del Supremo consideraron que la legislación de California no viola la Constitución y, por ello, rechazaron evaluar el caso.

También rechazaron los jueces otro recurso interpuesto por la Asociación Nacional del Rifle contra una regulación de California que permite al estado usar las tasas que pagan algunos propietarios de armas para financiar la lucha contra el mercado negro de armamento.

El Tribunal Supremo se ha mantenido durante años al margen del debate sobre armas existente y, de hecho, la última vez que se posicionó sobre el tema fue en 2010, cuando estableció que el derecho de los ciudadanos a portar armas se encuentra por encima de cualquier regulación estatal y local.

Los estudiantes de la escuela de Parkland (Florida), que sufrieron un tiroteo el 14 de febrero, han pedido al presidente Donald Trump y al Congreso que dejen a un lado a la poderosa Asociación Nacional del Rifle e impongan mayores restricciones a las armas para evitar nuevas matanzas.

El autor confeso de la matanza, Nikolas Cruz, de 19 años, usó un fusil de asalto para perpetrar el crimen, que dejó 17 muertos y una quincena de heridos.