¿Funcionará la cirugía contra la obesidad en México?

La Cancillería mexicana afirmó que se planea una reunión bilateral
¿Funcionará la cirugía contra la obesidad en México?
La Cancillería mexicana afirmó que se planea una reunión bilateral.
Foto: Shutterstock

MEXICO.- La cirugía bariátrica contra la obesidad mórbida (acumulación excesiva de grasa que duplica el peso ideal de las personas) se practica en este país desde hace años previos a la discusión del congreso mexicano para incluirla en los hospitales y clínicas de salud con cuestionamientos sobre si el método funciona o no debido a que la mitad los operados vuelven a engordar.

Existen cientos casos públicamente exitosos, entre ellos, el de Juan Franco, el hombre más obeso del mundo radicado en Aguascalientes que obtuvo un récord Guiness antes de sus dos intervenciones quirúrgicas con las que se pretende llegar a 120 kilos desde los 595, cuando estuvo a un paso de la muerte.

O el de un niño tabasqueño de 14 años cuyo nombre se reservó la Secretaría de Salud local para proteger la identidad del menor que casi llegaba a los 200 kilos antes de la cirugía bariátrica y luego bajó hasta la mitad de su peso. “Si dejábamos crecer a este dio con la obesidad, en un futuro presentaría diabetes u obesidad’’, dijo Roberto Cisneros, director de la Clínica de Especialidades Rodolfo Nieto Padrón.

La medicina mexicana ha sido partidaria de la cirugía bariatrica con la técnica del bypass (que reduce el estomago) y la banda gástrica (que limita funciones del aparato digestivo) que ha realizado paralelo a diversas campañas sin mucho éxito en la prevención y fracasos tras la intervención quirúrgica porque alrededor de la mitad de los pacientes vuelven a engordar.

“Combatimos al mal con lo que hay’’, precisa Edgardo Riojano, médico del Hospital General Gea González.

El Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ, dependiente de la Secretaría de Salud federal), uno de los pocos centros especializados que actualmente realiza la cirugía bariátrica, calcula que hay alrededor de dos millones de mexicanos con obesidad mórbida con más de 40 kilos de masa corporal.

Salvador Valencia, bariatra en el hospital privado ABC, explica que el fracaso de las cirugías se debe, principalmente, a factores que tienen que ver con el paciente y al seguimiento que se haga a éste tras la operación.

“Incluso cuando la técnica quirúrgica hubiera sido adecuada y correcta, si el paciente no sigue adecuadamente las instrucciones nutricionales y de cambio de estilo de vida, los resultados finales serán pobres o insuficientes’’.

Y es que la obesidad mórbida es una enfermedad multifacética que tiene que ver con aspectos fisiológicos, hormonales, psicológicos y sociales y se debe atender con especialistas en cada una de esas áreas.

El INNSZ cuenta con un protocolo que incluye un curso informativo familiar con psicólogos y psiquiatras a la par de las atenciones del cirujano anestesiologos, neumólogos y cardiólogos (de ser necesario) antes y después de la operación.

El reto de hacer universal esta intervención será capacitar a todas los hospitales para  cubrir la demanda de manera exitosa para llegar al nivel del INNSZ y evitar el fracaso del 50 por ciento de los pacientes, según cifras de los diputados que aprobaron la semana pasada la iniciativa de incluir en los servicios de salud la cirugía bariátrica “Hay todo un reto por delante’’, advirtió la diputada Cecilia Soto antes de regresarla en el Senado, donde se espera su aprobación.

El reto tiene números: un presupuesto adecuado los dos millones de mexicanos que padecen actualmente obesidad mórbida, una infraestructura por construir, médicos por capacitar y, sobre todo, una campaña didáctica para enseñar hábitos alimenticios antes del caso extremo de la cirugía.