Coyote que metió a 5,400 indocumentados a EEUU se declara culpable

Luis López-Moncho, el coyote más activo de la historia, era parte de la banda de "Los Tres Franciscos"
Coyote que metió a 5,400 indocumentados a EEUU se declara culpable
Cobraban cerca de 5,400 por cruzar a cada indocumentado
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Un increíble caso de tráfico de indocumentados por fin llegó a su fin tras años de arduas investigaciones.

Un coyote se declaró hoy culpable de integrar una red que transportó más de 5,000 indocumentados, como parte de un acuerdo con las autoridades federales de California en un caso de casi 10 años.

El mexicano Luis López-Moncho enfrentaba una acusación desde marzo de 2008 cuando un jurado federal enjuició a 12 personas de pertenecer a una red de traficantes de personas que había transportado a más de 5,400 indocumentados desde el año 2004.

En la acusación, López-Moncho fue señalado como el conductor de la banda de traficantes conocida como Los Tres Franciscos, en referencia al nombre de los tres cabecillas del grupo.

Las autoridades estimaron que el grupo recolectó al menos nueve millones de dólares por los cobros que hacían a indocumentados, la mayoría de ellos centroamericanos. De acuerdo a la acusación, cada uno de los inmigrantes habría pagado alrededor de 5,600 dólares.

La red llamó la atención de los agentes federales después que en 2005 el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) descubrió a 146 inmigrantes indocumentados retenidos en dos casas en el sur de la ciudad.

La investigación determinó que la red recogía a los inmigrantes en la frontera de Arizona para transportarlos a casas de paso en Los Ángeles y Lancaster. Después los llevaba en camionetas hasta Nueva Jersey, Tennessee e Illinois.

Los acusados tenían como costumbre confiscar los zapatos de los indocumentados para evitar que escaparan. La mayoría de las veces viajaban hacinados y sin cinturón de seguridad.

En 2007, una de las camionetas de la banda tuvo un accidente cuando llegaba a Los Ángeles y el conductor y 10 indocumentados quedaron gravemente heridos tras salir expulsados del vehículo por el choque.

Jennifer Silliman, agente especial de investigaciones de ICE en Los Ángeles dijo en ese entonces que “las organizaciones que operan de esta manera ven a las personas como nada más que dinero”.

El mexicano se declaró culpable de conspirar para esconder y transportar extranjeros ilegales desde una fecha desconocida hasta el 27 de febrero de 2008. Los cargos pueden acarrear hasta 10 años de cárcel.

El acuerdo aclara que Lopez-Moncho podría ser sujeto de deportación tras cumplir su condena en una cárcel federal.