Devorador incendio deja a decenas sin techo

Autoridades buscan la causa de las llamas en Pico Rivera; supervisora de la propiedad promete reembolsar el depósito de los damnificados
Devorador incendio deja a decenas sin techo
Algunos residentes aún no han podido volver a sus hogares a ver cómo quedaron sus pertenencias. / fotos: aurelia ventura. / Foto:Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Muy afligidos los esposos Jacqueline Huerta y Jorge Andrade, junto a decenas de familias, esperaban este viernes respuestas de las autoridades para saber qué hacer tras el incendio que arrasó con sus hogares en Pico Rivera, una ciudad al sureste de Los Ángeles.

“Estaba llegando a mi casa cuando vi el humo del lado izquierdo del pasillo”, dijo Andrade, cuyo apartamento estaba en el tercer piso —justo donde comenzó el incendio el último jueves.

Al percatarse de las llamas, se alejó corriendo solo con lo que tenía puesto. Y una vez afuera del edificio se dio cuenta que el incendio se propagaba rápidamente mientras los bomberos trabajaban arduamente para detenerlo.

Fue entonces cuando Andrade llamó a su esposa para darle la mala noticia. “Cuando me dijo eso [del incendio] preferí no ir porque el humo me iba a hacer daño”, dijo Huerta, quien tiene dos meses de embarazo.

“Físicamente estamos bien pero lo perdimos todo. Casi todas nuestras cosas eran nuevas porque nos casamos hace un año”, contó con tristeza y agregó que es el mismo tiempo que llevaban viviendo en dicho apartamento.

La pareja fue parte de unos 300 residentes afectados por el incendio que inició este jueves alrededor de las 3:30 p.m., en el complejo habitacional de cuatro edificios, llamado CORISCA Apartment Homes que está ubicado sobre la cuadra 9100 de la calle Burke.

Dos inquilinos y un bombero tuvieron que ser llevados al hospital por daños menores.

Los inquilinos, reunidos ayer en un albergue, se preguntaban acerca de sus contratos y depósitos. / Foto: Aurelia Ventura

Jesse Aguilar, también inquilino en CORISCA y que vivía en el primer piso del edificio —el área más afectada según las autoridades— dijo que poco después de llegar del trabajo escuchó a la gente afuera gritar “¡Fuego! ¡Fuego!”.

Dijo que al inicio pensó que era una broma pero al asomarse se dio cuenta que había mucho humo.

“Mi mamá salió corriendo para [hacer] sonar las alarmas [de emergencia] en los pasillos pero no sirvieron”, cuenta Aguilar.

“Después yo me fui corriendo al segundo piso, traté de hacer sonar la otra alarma y tampoco sirvió. La del tercer piso tampoco”, aseveró este joven, quien ayer esperaba noticias junto a siete miembros de su familia en el parque Rivera —lugar donde se estableció un refugio temporal, a cuadras del siniestro.

Al ver que, según indicó, las alarmas no funcionaban, comenzó a alertar a sus vecinos por medio de gritos y golpes en las puertas.

“No sabemos cómo están nuestras cosas… Y el guinea pig [cuyo] de mi mamá se quedó adentro”, dijo Aguilar.

En una conferencia de prensa Nick Duvally, jefe adjunto del Departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles (LAFD) explicó ayer que hay cuatro edificios separados dentro del complejo de apartamentos.

“El edificio del lado este [o edificio D] tuvo daños en el tercer piso por el fuego. Hubo daños significativos por agua y humo en el primero y segundo piso y hubo fuego en el ático que colapsó en el tercer piso”, señaló. “Pudimos salvar la gran mayoría de los otros tres edificios”.

Sin embargo, los inquilinos no pueden entrar debido a causas ambientales, advirtieron autoridades.

Un problema de hace tiempo

Varios inquilinos aseguran que un desastre así estaba propenso a suceder ya que constantemente tenían problemas en el edificio, sobre todo con la tubería de agua.

“Siempre había agua en el pasillo y por el elevador”, dijo la inquilina Jacqueline Huerta.

Rogelio Ocampo, quien vivía en el primer piso del edificio más afectado, mostró videos previos al incendio que muestran agua en el piso cerca de sus electrodomésticos y los cables de luz así como goteras del techo. “Yo le decía [a la gerencia] y solo me decían que iban a venir arreglar pero no hacían nada”, señaló Ocampo.

Más de 200 apagafuegos llegaron al lugar para poder contener las llamas. / twitter:@lacofdpio.

Por su parte, Huerta dijo que uno dos días antes del incendio les avisaron que iban a hacer “limpieza de drenaje”

“No sabemos si algo de eso tuvo que ver con el incendio”, agregó Huerta.

Otra de las inquilinas, Gloria Santana dijo regresaba de llevar a su esposo al trabajo cuando recibió una llamada avisándole que el edificio donde vivía en Pico Rivera se estaba incendiando.

“Me preocupé más por mi hijo porque yo pensaba que él estaba adentro de la casa”, confesó. “Pero mi amiga que se enteró antes recién lo había ido a traer de la escuela”.

Sin embargo, Santana fue una de las familias que cree haberlo perdido todo, desde artículos del hogar hasta documentos personales. Su apartamento estaba localizado en el tercer piso del primer edificio donde se inició el incendio.

“Todo indica que el incendio en los apartamentos en Pico Rivera pudo haber sido causado por un trabajo de plomería”, indicó ayer el Departamento del Sheriff(LASD).

Sin embargo, “esto no ha sido confirmado”, dijo Angela Boyd, representante de FPI Management —la cual maneja y supervisa la propiedad CORISCA.

“Estamos investigando, sabemos casi lo mismo que saben ustedes”, aseguró Boyd a los inquilinos de los 141 apartamentos, quienes furiosos pedían explicaciones.

“En total, 47 unidades del edificio D se encuentran inhabitables”, dijo René Bobadilla, supervisor de la ciudad de Pico Rivera.

Agregó que los edificios B y C que conectan con el edificio D —el más afectado— fueron afectados parcialmente por el agua y el humo.

“Pero los inquilinos no pueden entrar debido a que dos de los cuatro pasillos de emergencia fueron afectados por el incendio, dijo el supervisor.

Se esperaba que el edificio A, el menos afectado, pueda ser nuevamente habitado desde la noche del viernes; eso, si se lograba reconectar los servicios básicos de agua, electricidad y gas.

Ayuda para los damnificados

En lo que se resuelve el problema de vivienda, la Cruz Roja instaló un refugio temporal dentro del gimnasio del parque Rivera. Las donaciones de la comunidad y funcionarios locales no se hicieron esperar. Cobijas, ropa, pañales, productos de higiene, comida, zapatos, entre otros objetos fueron donados para los damnificados.

El refugio temporal estará disponible para los necesitados durante el fin de semana.

 Las personas del refugio recibieron donaciones de ropa, alimentos y artículos de higiene, entre otros./ Foto: Aurelia Ventura

Adicionalmente, la compañía supervisora estuvo ofreciendo estadías en hoteles locales para las familias que no se sintieran a gusto durmiendo en el refugio.

Boyd dijo a los inquilinos más afectados que su opción mas viable, ya sea de inmediato o en un futuro cercano, es buscar una nueva vivienda.

“Les podemos ayudar a conseguir una vivienda con alguna otra de las propiedades que manejamos pero no es cerca de donde viven”, les aseguró a los inquilinos.

Boyd dijo que se les reembolsará su deposito y sus últimos ocho días de renta del mes de febrero.

Números importantes de ayuda

Los damnificados por el incendio pueden llamar a los siguientes números para pedir ayuda:

FPI Management, compañía supervisora de CORISCA: (714) 459-0533

Supervisora Hilda Solís, Representante de Pico Rivera: (626) 350-4500

Enrique González, derechos al inquilino: (323) 881-3964

Información de mascotas extraviadas: (562) 803-3301

Donaciones en el parque Rivera 9530 Shade Lane.