La peligrosa guerra que le piden a Trump que no empiece

Republicanos le suplican a Trump que desista de su recio plan tarifario
La peligrosa guerra que le piden a Trump que no empiece
Trump condicionó su plan tarifario a las negociaciones actuales de NAFTA
Foto: Win McNamee / Getty Images

En estado de alerta se encuentran varios sectores en EEUU tras los anuncios del presidente Donald Trump de su intención de poner fuertes impuestos a la importación de acero y aluminio, lo cual desataría una guerra comercial.

Por esta razón legisladores republicanos presionaron al presidente Trump para que revierta el rumbo de su plan tarifario, argumentando que amenaza la economía estadounidense y de paso las mayorías republicanas en el Congreso.

Incluso el propio líder del partido en la Camara de Representantes, Paul Ryan pidió de forma vehemente al presidente que reconsidere sus amenazas añadiendo que él ya ha explicado una y otra vez al magnate lo riesgos de su plan.

“Estamos extremadamente preocupados por las consecuencias de una guerra comercial y estamos instando a la Casa Blanca a no avanzar con este plan”, dijo la portavoz de Ryan, Ashlee Strong, en un comunicado. “La nueva ley de reforma fiscal ha impulsado la economía y ciertamente no queremos poner en peligro esas ganancias”.

El Comité de Finanzas del Senado envió una carta similar a la Casa Blanca y varios grupos conservadores externos, incluidos Club for Growth y FreedomWorks, para que se unan a presionar a Trump de que reduzca o abandone el plan antes de que esté finalizado.

El senador republicano por el estado de Utah, Orrin Hatch y presidente del panel de Finanzas, expresó su confianza en que las maniobras convencerán a Trump.

Sin embargo, no todo pareció tener mucho efecto en Trump, quien declaró que solo pensará en eliminar los aranceles anunciados si se alcanza “un nuevo y justo” Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994 y que actualmente se negocia con Canadá y México.

Esta disputa arancelaria marca una rara ruptura pública entre Trump y los líderes republicanos en el Congreso, que tradicionalmente apoyan el libre comercio.