San Francisco dio el derecho al voto a indocumentados, pero esto podría ponerlos en manos de ICE

Partidarios de la medida advierten que ICE podría citar las listas de registro de votantes, en busca de inmigrantes
San Francisco dio el derecho al voto a indocumentados, pero esto podría ponerlos en manos de ICE
Se estima que unas 44,000 personas indocumentadas viven en la ciudad de San Francisco.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

En 2016 la ciudad de San Francisco otorgó el derecho al voto a los padres y tutores indocumentados de alumnos en sus escuelas públicas. Tras la aprobación de la Propuesta N, ellos podrán emitir sus votos por primera vez en noviembre de este año.

Pero dado el actual ambiente político, los partidarios de la medida ahora buscan fondos para advertir que votar podría poner a las personas indocumentadas en la mira de la Oficina del Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

La supervisora Sandra Lee Fewer, antigua integrante del consejo escolar, fue una de las personas que respaldó la medidada. Hoy día Fewer se preocupa de que ICE podría citar las listas de registro de votantes, en busca de inmigrantes indocumentados, y que la ciudad se vea obligada a entregarlas “con todo y domicilios”, dijo en entrevista con el diario San Francisco Chronicle.

“Los que opten por votar deben estar al tanto de los riesgos relacionados”, dijo Fewer.

Por ello, Fewer pide $125,000 para lanzar una campaña para advertir a los residentes indocumentados. Se estima que la ciudad podría gastar hasta $500,000 para mantener a todos los derechohabientes informados sobre los riesgos, lo cual cubriría el costo de materiales administrativos y subvenciones para que las organizaciones sin fines de lucro contraten a promotores comunitarios.

Bajo las directirces de la Junta de Supervisores, las advertencias tendrían que ser traducidas a 48 idiomas y ser difundidas no solo en las escuelas, sino también en las centros preescolares y comunitarios.

El alcalde Mark Farrell, quien se opusó a la medida hace dos años, nuevamente se expresó en contra de financiar las advertencias.

“Si la Junta de Supervisores cree que se necesita otro programa de extensión, deberían trabajar con el Departamento de Elecciones”, dijo.

John Arntz, director de elecciones de San Francisco, indicó que su oficina tiene contemplado crear una solicitud que pedirá los domicilios de indocumentados antes de emitir sus votos, con el fin de protegerlos de ICE.

Cuando el San Francisco Chronicle le preguntó a ICE si realmente iría en busca de indocumentados que voten a nivel escolar, la agencia se rehusó a comentar al respecto.