El campeón Óscar Valdez quiere emular a sus ídolos del boxeo mexicano

Hizo cambios en su preparación de cara a su combate contra un peligroso británico este sábado en Carson
El campeón Óscar Valdez quiere emular a sus ídolos del boxeo mexicano
El mexicano Óscar Valdez, campeón pluma de la OMB, advierte que será más espectacular cuando defienda su cetro en Carson, California contra el británico Scott Quigg.
Foto: Mikey Williams/Top Rank

Óscar Valdez, campeón mundial de peso pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), expondrá su corona por cuarta ocasión este sábado en el StubHub Center de Carson, cuando se enfrente al excampeón mundial Scott Quigg, en el duelo estelar de una función que presentará Top Rank y que televisarán en vivo ESPN y ESPN Deportes.

Valdez (23-0, 19 KOs), de Nogales, Sonora, quien representó a México en dos Juegos Olímpicos, se ha convertido en uno de los peleadores mexicanos más populares y sólidos en la actualidad, pero el británico Quigg (34-1-2, 25 KOs) representa uno de los rivales más fuertes de su carrera.

“Estoy consciente que Quigg es un buen peleador, un excampeón mundial, tiene mucha experiencia y va a venir con todo para arrebatarme el campeonato, pero yo estoy listo para lo que traiga y confío que saldré con el brazo en alto este sábado”, dijo Valdez.

Para esta pelea, Valdez y su equipo de trabajo realizaron un entrenamiento diferente, pues después de entrenar en Los Ángeles para todas sus anteriores peleas, ahora decidieron hacer una concentración en las montañas cerca de Guadalajara.

“Yo y Óscar ya habíamos hablado de hacer una concentración fuera de Los Ángeles y cuando se hizo esta pelea contra Quigg decidimos que era el momento adecuado para hacer una verdadera concentración alejado de todo y con sólo el boxeo en mente”, comentó el apoderado del campeón, Frank Espinoza. “El gimnasio y el albergue fueron lo suficientemente adecuados para una gran preparación de siete semanas”.

Valdez regresó a Los Ángeles para finalizar su preparación para lo que él mismo considera la pelea más importante de su carrera.

“Fue una preparación muy buena, trabajamos muy fuerte para esta pelea contra Quigg, la que considero la más importante de mi carrera y la que estoy seguro será una guerra por nuestros estilos de pelear, y sé que el público la va a disfrutar a lo máximo”, aseguró el sonorense de 27 años de edad.

“Estamos en un lugar muy tranquilo y vivimos arriba del gimnasio, teníamos la cocina ahí y lo más importante fue que reducimos el viaje de la casa al gimnasio, pues en Los Ángeles manejamos casi cuatro horas de ida y vuelta y sin tener que hacer eso, pues le dedicamos más tiempo al entrenamiento”, reveló Valdez.

Sueños de grande

Para Valdez es muy importante darles a los aficionados peleas que van a recordar mucho tiempo, como en su momento lo hicieron sus ídolos Érik “El Terrible” Morales y Marco Antonio Barrera.

“Morales y Barrera fueron mis ídolos, siempre brindaban grandes peleas y la gente los seguía mucho. Yo quiero ser como ellos. Quiero que la gente me siga como lo hacían con ellos y por eso es importante para mí no sólo ganar, sino también dar espectáculo”, afirmó Valdez, quien para poder cumplir ese objetivo todavía necesita llegar a peleas más grandes.

El sonorense de 27 años y exolímpico por México sueña con emular a sus ídolos Érik Morales y Marco Antonio Barrera.
El sonorense de 27 años y exolímpico por México sueña con emular a sus ídolos Érik Morales y Marco Antonio Barrera.

Pero Valdez primero tiene que derrotar a Quigg. Su entrenador, Manuel Robles, cree que el campo de entrenamiento fue muy beneficioso para el campeón.

“Entrenamos en la altura y eso le dio una gran condición. Óscar quiere ser uno de los grandes y por eso trabaja tan fuerte, está listo para ganar y dar una gran pelea este sábado”, comentó Robles.

Valdez conquistó el campeonato mundial en junio del 2016 al noquear al argentino Martin Rueda en Las Vegas y lo ha defendido exitosamente ante el japonés Hiroshige Osawa en noviembre del 2016 en Las Vegas, ante el colombiano Miguel Marriaga en abril de 2017 en Carson y finalmente contra el filipino Genesis Servania el pasado septiembre en Tucson, Arizona.

En cuanto a Quigg, su única derrota profesional fue el 27 de febrero de 2016 ante el norirlandés Carl Frampton en Manchester, Inglaterra, en un duelo unificatorio de peso supergallo, en el que Quigg peleó más de 10 rounds con la quijada fracturada.