Temen que contratación acelerada de agentes de ICE y Patrulla Fronteriza resulte en más corrupción y abusos

Cuestionan también que se delegue a empresa privada la contratación de agentes de ICE y CBP, lo que en el pasado ha llevado a emplear a personas con antecedentes penales.
Temen que contratación acelerada de agentes de ICE y Patrulla Fronteriza resulte en más corrupción y abusos
La última vez que se aceleró la contratación de agentes de ICE y Patrulla Fronteriza, aumentaron los casos de abuso y corrupción (Foto: archivo)
Foto: John Moore / Getty Images

En septiembre de 2013, un contratista militar mató con arma de fuego a 12 personas dentro del astillero naval de Washington, el segundo tiroteo masivo más letal ocurrido en una base militar estadounidense.

El homicida Aaron Alexis, fue ejecutado por las autoridades poco después del incidente y trascendió que había tenido un pasado criminal, pero la empresa que lo contrató para dar servicios al gobierno escondió los detalles.

Es por eso que Alexis logró trabajar en la base y tener la acreditación de seguridad más alta: el gobierno no tenía toda la información sobre su pasado y perturbadores encuentros con la ley.

Es un caso extremo, pero está siendo citado por expertos que temen lo que puede pasar ahora que las agencias de inmigración, incapaces por sí mismas de contratar a los miles de agentes que les ha ordenado el presidente Donald Trump, buscan ayuda externa para hacerlo.

El gobierno ha ordenado contratar a 10,000 nuevos agentes e investigadores para ICE y 5,000 patrulleros fronterizos, sin embargo el proceso de contratación de un sólo agente de ICE puede llevar casi 6 meses y el pasado año fiscal se contrató a menos personas que nunca.

Según los documentos de licitación, el mercado de agentes de la ley “está muy competitivo” no será fácil contratar las cantidades solicitadas. Sólo el 6% de las personas que recibieron una oferta del gobierno, aceptaron ser contratados. 

Incentivan contratación acelerada

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) otorgó hace poco un contrato a una compañía privada para administrar la contratación de 5,000 agentes fronterizos.

Y una nueva propuesta de contrato, busca a otras empresas para asistir en la contratación de 16,000 agentes, investigadores y otro personal para la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE).

El pago será “por contratación”, es decir, por agente seleccionado para el empleo, lo que los expertos consideran un incentivo peligroso para que la empresa haga su trabajo lo más rápido posible.

“Creemos que esto es alarmante”, dijo a La Opinión Mia Steinle, experta del Proyecto de Supervisión Gubernamental (POGO), un organismo no partidista que impulsa reformas a los procesos de gobierno y combate la corrupción.

“Le van a pagar al contratista por cada persona empleada, lo que crea incentivos para facilitar el proceso”, dijo Steinle. “Estamos hablando de contratar a miles de agentes de la ley que tendrán un enorme poder sobre la gente y nos preocupa lo que puede pasar cuando gente con este tipo de poder se contrata sin el cuidado pertinente”.

En el caso de las agencias migratorias, ya hay antecedentes de cómo un proceso de contratación demasiado rápido resultó en un grave aumento en casos de corrupción y abusos.

Después de los ataques terroristas del 9-11 se reformaron las agencias migratorias, creando el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y contratando a 8000 agentes de la patrulla fronteriza entre 2006 y 2009. La agencia ICE, parte de DHS, también experimentó un gran crecimiento, triplicando la cantidad de agentes entre 2003 y 2016.

¿El resultado? Un tremendo aumento en casos de corrupción, abuso, violaciones de los derechos civiles y otras transgresiones a la ley de parte de agentes federales migratorios.  Muchos agentes contratados tenían un pasado criminal.

En 2008, el director de Asuntos Internos de CBP, James Tomsheck, escribió un memo interno llamado “La tormenta perfecta de la integridad del CBP” en el cual explicó el problema de usar empresas privadas para contratar a nuevos agentes.

“Tenemos importante evidencia para comprobar que la empresa contrató a personas sin experiencia ni cualificación, que nunca hubieran sido consideradas para un trabajo federal…que además el contratista ordenó abaratar los costos en el proceso y que el resultado fue una menor calidad de las contrataciones”, excribió Tomsheck en aquella ocasión.

Luego del aumento en contrataciones de 2006-2009, la cantidad de arrestos por mala conducta, que abusaron su puesto y cometieron actos criminales aumentó notablemente. Los cargos contra empleados de CBP aumentaron constantemente entre 2007 y 2012, un total de 44%.

Un reporte del NY Times reveló que durante los últimos 10 años, 200 empleados de DHS cobraron 15 millones de dólares en sobornos, mientras cuidaban las fronteras.

De acuerdo a documentos de la propia agencia, “docenas de agentes de ICE y guardias bajo contrato para la detención y deportación de inmigrantes han sido arrestados por golpear inmigrantes, traficar con drogas y tener sexo con detenidos”.

DHS dijo a POGO que la contratación en sí no la haría la empresa sino agentes federales, pero al parecer los análisis del propio gobierno en otros casos, como un contratista del Departamento de Defensa, halló que las tareas no estaban necesariamente diferenciadas y que el trabajo de los empleados federales lo hicieron los contratistas.