Alerta en la “carretera de la muerte“, frontera con EEUU

Jornada violenta en Tamaulipas.
Jornada violenta en Tamaulipas.
Foto: EFE

MÉXICO.- Una carretera clave para los migrantes que visitan México volvió a la lista de focos rojos en los últimos días debido a la violencia que se vive en ella y que podría ser mortal para quienes la transitan. Se trata del tramo que enlaza a las ciudades de Monterrey, Nuevo León,  y Reynosa, Tamaulipas, frontera con Texas.

El gobierno de Nuevo León fue al extremo y recomendó a sus ciudadanos “no viajar“ a Estados Unidos por esa vía popular en temporada vacacional como actualmente ocurre por Semana Santa. “Mejor que (se queden) a disfrutar del estado’’, dijo el mandatario estatal Manuel González.

“La carretera de la muerte’’ como la llaman familiares de desaparecidos en la región saltó a la fama con ese apodo desde finales de la década pasada debido a los múltiples hechos de violencia que ocurren en ella casi siempre relacionados con el crimen organizado y sus sicarios que se pasean por ahí muchas veces con uniformes clonados de las Fuerzas Armadas.

En días recientes, el tramo carretero que comprende 218 kilómetros (y varios cientos de poblados) es también es un vaiven de malandrines de diversas células de los Zetas y el cártel del Golfo que enfrentan a  soldados, marinos, policías federales y estatales en Tamaulipas, donde los  tres penúltimos gobernantes han sido acusados de complicidad con las organizaciones criminales.

“Romper con los lazos de complicidad genera en principio más violencia’’, explicó al arrancar su administración el actual mandatario Francisco García Cabeza de Vaca.

El caso es que la violencia y las desapariciones volvieron a ser el pan de cada día en la Carretera de la Muerte a pesar de los operativos oficiales. El pasado 1 de marzo, el ministerio público de Matamoros arrancó una carpeta de investigación por la desaparición de cincuenta guatemaltecos cuya existencia dejó de reportarse cuando atravesaron la zona y hasta la fecha.

En 2012, la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila, en el estado vecino , reportó la desaparición en ese mismo trayecto de por lo menos 256 personas entre las que destacaban ingenieros civiles y en sistemas computacionales, químicos, contadores, administradores y una serie de profesionistas que los activistas consideraban útiles para fines delincuenciales. Ninguno ha aparecido.

“Esta situación no ha parado en ningún momento’’, advirtió el sacerdote Pedro Pantoja, fundador del un albergue para atención a migrantes.

En febrero de 2017, seis amigos  que viajaba en una camioneta Expedition, placas de Nuevo León SRL-32-33, para acudir a un festejo en Reynosa también fueron reportados como desaparecidos. Eran cuatro mujeres y dos hombres. Todos económicamente activos.