Croacia le pega a una gris selección mexicana en Arlington

Le cuesta caro al Tri el amistoso en el 'estadio maldito' de los Vaqueros: Araujo, Salcedo y Reyes lesionados

ARLINGTON, TX – México tuvo una noche para llorar, de terror auténticamente, en el último partido previo a la definición de la lista mundialista.

El Tricolor perdió 1-0 contra Croacia en el Estadio AT&T en Arlington, una sede que parece maldita ya que hace cuatro años ahí Luis Montes se perdió el Mundial y ahora fue Néstor Araujo a quien se le trabó la rodilla izquierda y fue trasladado al hospital.

Carlos Salcedo entró de cambio y salió tras caer con todo su peso sobre el hombro izquierdo, justo del que lo operaron hace nueve meses.

Por si no fuera suficiente, el sustituto de Araujo, Diego Reyes, también salió tocado.

Una noche para llorar, aderezada por una imprudente patada de Miguel Layún sobre Tin Jedvaj al 61′, un penal clarísimo, bien ejecutado por el volante del Barcelona, Ivan Rakitic, con un disparo raso, pegado al poste derecho.

El técnico Juan Carlos Osorio contribuyó con su esquema a que el Tricolor se viera superado y no gozara realmente de una oportunidad clara frente al marco contrario, en el partido 100 de Javier Hernández como seleccionado.

México probó tres esquemas: 3-1-5-1; 4-4-1-1 y 4-4-2, mientras que los croatas se mantuvieron fieles a su 4-5-1. Y eso que en el Tricolor se quejaron de que el rival liberó a seis jugadores antes de este partido.

La ventaja de Croacia no fue mayor porque sus jugadores carecieron de puntería. Perdonaron Ante Rebic y Mario Pasalic.

El Tricolor sufrió en el primer tiempo, ante la falta de laterales. Rodolfo Pizarro y Omar Govea, dos de los que se juegan el boleto al Mundial, no destacaron en el primer tiempo y ya no salieron a la cancha para el segundo. Jorge Hernández y Hugo Ayala jugaron todo el partido.

Un partido accidentado, que le costó mucho a México, en espera de conocer la magnitud de las lesiones de Araujo, Salcedo y Reyes.