Extranjeros, las otras víctimas de la violencia en México

Extranjeros, las otras víctimas de la violencia en México
Holger Hagenbusch
Foto: Agencia Reforma

MEXICO.- “Todo es animado y la música no cesa’’, describió Holger Franz Hagenbush en su su blog personal en el que registraba sus aventuras como turista y ciclista alrededor del mundo sin saber que su último destino sería México, donde conoció Baja California, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, y la Ciudad México antes de llegar a Chiapas, donde desapareció.

Las autoridades del estado lo buscaron desde el pasado  21 abril. Primero localizaron a su compañero de viaje, el polaco Krzysztof Chmielewski, quien también había sido reportado como extraviado por amigos y familiares hasta que fue encontrado cerca del tramo carretero San Cristóbal de las Casas- Ocosingo.

Pero los días corrían uno tras otro y Hagenbush no apareció sino hasta el fin de semana pasado, a unos 200 metros del sitio donde encontraron a su amigo, al sazón de múltiples hipótesis: que si fueron arrollados, atacados, escondidos, tirados… “Encontramos un zapato, un remolque y una bicicleta’’, dijo el fiscal Pablo Liévano.

Las estadísticas sobre extranjeros desaparecidos en México es variante e imprecisa debido a la cifra negra que representan los indocumentados. El Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) registró hasta mediados de 2017 a 304 extranjeros de decenas de países, la mayoría estadounidenses, guatemaltecos, hondureños y colombianos, reportados como desaparecidos desde el año 2000. A ellos se suman más de 1800 reportes de muertes desde 2006.

“México está atravesando por un periodo  extremadamente violento y los extranjeros que cruzan, viven o están por aquí temporalmente no están exentos de esta situación’’, advirtió Marta Sanchez, fundadora del Movimiento Migrante Mesoamericano, una organización no gubernamental que calcula que hay alrededor de 70,000 indocumentados en tránsito a EEUU que han desaparecido en el país y no han sido documentados oficialmente.

Las causas de la desaparición o muerte de los foráneos aparecen muchas veces como inexplicables. Así ocurrió en estos días con una familia oriunda de Creston, Iowa, integrada por Kevin Wayne Sharp, de 41 años, Amy Marie Sharp, 38, Sterling Wayne Sharp, 12, y Adrianna Sharp. Todos muertos en el condominio que habían alquilado para vacacionar en Tulum, donde la policía dijo que no encontró huellas de violencia.

En otros casos, la información resulta contradictoria y confusa como la desaparición de tres ciudadanos italianos en el municipio de Tecalitlán, Jalisco, en abril pasado, a quienes el ministerio público local relaciona con la comercialización de maquinaria de luz apócrifa, pero los familiares rechazan tal acusación y culpan a policías municipales. “Los vendieron por 43 euros, algo monstruoso”, dijo Francesco Russo, hijo de unos de los desaparecidos.

?>