J.Lo revela que la han intentado avergonzar por sus curvas

La "Diva del Bronx" tuvo que defender su cuerpo
J.Lo revela que la han intentado avergonzar por sus curvas
Jennifer Lopez luce espectacular.
Foto: Getty Images

La cantante y actriz Jennifer Lopez lleva más de dos décadas demostrando que una de las muchas claves que explican su éxito reside en su decisión de mantenerse fiel a sí misma y, por extensión, a las particularidades de su físico, hasta el punto de hacer de sus imponentes curvas y de sus sensuales movimientos en el escenario dos de sus grandes señas de identidad como vocalista.

Afortunadamente para ella y para los millones de seguidores que atesora a lo largo y ancho del mundo, durante los inicios de su carrera profesional la neoyorquina fue capaz de sobreponerse continuamente a todos aquellos que trataban de presionarla para que perdiera peso y, de esta forma, se amoldara a los rígidos patrones estéticos que aún sobreviven en la industria del entretenimiento.

“No me molestaban estos comentarios, para nada, pero la verdad es que recibí demasiados por parte de gente muy influyente del sector. Me decían cosas como: ‘Deberías perder unos kilos’ o ‘Deberías hacer esto o lo otro’. Y llegué a un punto de hartazgo que me llevó a responder: ‘Así soy yo, esta es la forma que tengo’. Yo crecí con chicas que lucían exactamente igual que yo, y me parecían bellísimas. No hay nada malo en ese tipo de cuerpos”, ha explicado en el nuevo número de la revista InStyle.

La diva del Bronx, madre de los mellizos Max y Emme (9) junto a su exmarido Marc Anthony, no se ha olvidado de acreditar a su madre y a su abuela como dos de los principales referentes que le ayudaron a ganar confianza en sí misma y, sobre todo, la fortaleza mental necesaria para triunfar en el mundo del entretenimiento sin tener por ello que sacrificar sus valores.

“Mi madre y mi abuela fueron las que me metieron en la cabeza desde bien pequeña la idea de que somos así y que somos hermosas por ello. A mi padre le encantaba el cuerpo de mi madre, a todos los hombres de mi familia les encantaban los cuerpos voluptuosos de las mujeres de mi entorno. Tener estas medidas ha sido siempre algo digno de celebrar, así que no es que yo haya querido transmitir este mensaje de forma intencional, simplemente estaba siendo yo misma”, ha rememorado en la misma conversación, antes de dejar patente su propósito de trasladar todo ese legado a su pequeña Emme.

“Lo que de verdad quiero enseñarla es a quererse y respetarse a sí misma, porque a partir de ahí aprenderá a respetar a los demás. Quiero que tenga siempre presente aquellas cosas fundamentales de la vida: ser una buena persona, una buena amiga y una buena hija. Es importante que esté satisfecha consigo misma y que haga todo aquello que le haga feliz”, ha apostillado la polifacética artista.