Juez de California anula ley de muerte asistida

Grupos que defienden esta medida prometen apelar la decisión
Juez de California anula ley de muerte asistida
Se legaliza la ley de muerte asistida en California.
Foto: Archivo / Shuterstock

Un juez de Riverside aprobó una moción a los opositores de la ley de muerte asistida en California (California End of Life Option Act) que invalida la medida.

El fallo judicial se basó en que según el juez, la legislatura violó la Constitución estatal al aprobarla durante una sesión especial limitada a asuntos de salud. El juez de la Corte Superior del Condado de Riverside, Daniel A. Ottolia, le dió un plazo de cinco días al fiscal general del Estado para presentar una apelación de emergencia del fallo en el caso, Ahn vs Hestrin, antes de que entre en vigor.

A menos que la corte de apelaciones suspenda la decisión, está evitará que los adultos que sufren de una enfermedad terminal pero que se encuentran en pleno uso de sus facultades mentales y que cuentan con menos de seis meses de vida, hagan uso de la ley. Dicha legislación permite la ayuda médica para morir como una opción de cuidados paliativos y así terminar pacíficamente con el sufrimiento insoportable. En junio pasado, el grupo Compassion & Choices publicó un reporte que muestra que al menos 504 californianos han recibido recetas de ayuda médica para morir desde que la ley entró en vigor el 9 de junio de 2016.

“Estamos muy satisfechos con la decisión de la corte”, dijo al periodico Sacramento Bee Stephen G. Larson, abogado para un grupo de médicos que en 2016 demandaron para poner fin a la ley. “La legislatura apresuró la ley en una sesión especial y no tiene todas las protecciones que uno quisiera ver en una ley como esta”.

Por su parte, John C. Kappos, socio del bufete de abogados O’Melveny que representa Compassion & Choices, una organización nacional que promueve opciones de cuidado al final de la vida y que impulsaron que la legislatura aprobara la ley, expresó que “creemos que el juez Ottolio malinterpretó la aplicación de la Constitución estatal a esta ley porque la ayuda médica para morir es una opción reconocida de atención médica. En una última instancia, confiamos que un tribunal de apelaciones decidirá si la legislatura aprobó debidamente la Ley de Opción de Fin de la Vida y restablecerá esta ley perfectamente válida”.

El pasado julio, el Departamento de Salud Pública de California publicó un informe que muestra que en un período de casi siete meses, del 9 de junio de 2016 al 31 de diciembre de 2016, 191 personas en su etapa final de vida, recibieron recetas de ayuda para morir de parte de 173 médicos; 111 de esos individuos (58%) decidieron ingerir el medicamento por sí mismos.

“Esta sentencia es mi peor pesadilla, siendo injusta al quitarme esta opción compasiva de poner fin a mi sufrimiento pacíficamente”, dijo Matt Fairchild, sargento jubilado del Ejército de 48 años, un católico que toma 26 medicamentos para controlar sus síntomas de melanoma en fase terminal que se ha extendido a sus huesos, pulmones y cerebro. “Rezo para que el fiscal general apele con éxito esta decisión, para que cientos de californianos con enfermedades terminales como yo no tengan que sufrir innecesariamente al final de la vida”.

“Derrocar la Ley de Opción de Fin de la Vida tendría consecuencias devastadoras para los californianos en estado terminal y sus familias, los cuales se verán obligados a sufrir muertes innecesariamente prolongadas”, dijo Kevin Díaz, director nacional de defensa legal de Compassion & Choices. “Si bien respetamos la oposición personal de los demandantes a la ley, ciertamente no deberían eliminar la capacidad de otros médicos para ofrecer esta opción a pacientes moribundos y así poner fin a su sufrimiento pacíficamente”.

“Le hice una promesa a mi esposa Brittany que yo continuaría su lucha para autorizar la ayuda médica para morir en California, y gracias a muchos defensores de enfermedades terminales como Matt Fairchild, lo hicimos”, dijo Dan Díaz, esposo de Brittany Maynard, una mujer de 29 años que tuvo que mudarse a Oregón en 2014 para utilizar la ley de muerte asistida ya que California aún no había aprobado esta medida. “En honor a Brittany, una vez más concentraré todos mis esfuerzos para convencer al gobernador Brown, al fiscal general y a los tribunales a mantener esta ley en vigor”.

“Si se anula la Ley de Opción de Fin de la Vida que autoriza la ayuda médica para morir, los adultos con enfermedades terminales y sus familias, con quienes trabajé muy estrechamente durante la aprobación de la ley, se verán obligados a vivir muertes dolorosas y prolongadas”, dijo Dolores Huerta, activista de derechos civiles. “Entiendo la necesidad desesperada de leyes de ayuda médica para morir porque vi a mi madre sufriendo innecesariamente una agonía antes de morir debido a un cáncer de mama sin tener esta opción de cuidados paliativos. Es por eso que pasé largas horas en California trabajando para aprobar la Ley de Opción de Fin de la Vida del estado “.

“Esto no se trata de política ni de una decisión de un juez; esto es sobre la compasión humana para enfermos con una enfermedad terminal. Desafortunadamente, todavía hay opositores que quieren politizar este problema”, dijo el Rev. Dr. Ignacio Castuera, un ministro metodista y miembro del Consejo de Liderazgo Latino de Compassion & Choices. “Esta es una ley compasiva para nuestros hermanos y hermanas. El Dios que conocemos por medio de Jesucristo es como un padre compasivo que no quiere ver a sus hijos sufrir innecesariamente “.

California es uno de siete estados, junto con Colorado, Montana, Oregón, Vermont, Washington y Hawái, así como el Distrito de Columbia, que han autorizado la muerte asistida.

?>