Funcionarios del DHS piden ayuda del Congreso para frenar caravanas de inmigrantes y fraude en casos de asilo

Activistas y familias inmigrantes interrumpieron la audiencia para denunciar la retórica antiinmigrante de Trump

Funcionarios del DHS piden ayuda del Congreso para frenar caravanas de inmigrantes y fraude en casos de asilo
Migrantes esperan recibir asilo en EEUU.
Foto: EFE

WASHINGTON— Funcionarios de alto rango del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) pidieron este martes al Congreso medidas para frenar el paso de caravanas de inmigrantes y cerrar las “lagunas legales” que facilitan su ingreso al país y el fraude en casos de asilo.

Durante una audiencia de casi dos horas del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, los funcionarios defendieron las tácticas de represión en la frontera sur, al asegurar que sólo hacen cumplir las leyes de Inmigración, incluso si eso implica la separación de familias.

“Nadie en este panel es antiinmigrante, somos agentes policiales que hacemos cumplir las leyes que ustedes (en el Congreso) adoptaron. Así es que sentarse allí y decir que somos antiinmigrantes es un error”, dijo el director interino de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Tom Homan.

La ley dice claramente que entrar ilegalmente al país es un crimen. Nadie acá está diciendo que todos los inmigrantes ilegales son criminales; cierto porcentaje lo es, y cometen otra infracción al entrar… me siento mal por algunas de estas personas, pero tengo que cumplir con mi deber”, argumentó Homan.

Por su parte, el director de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), Francis Cissna, describió las “graves lagunas legales” que aquejan al sistema de asilo y que, a su juicio, se resolverían con la aprobación de la medida republicana “Acta para Asegurar el Futuro de EEUU” (“Securing America’s Future Act”).

En el año fiscal 2017, USCIS recibió 141,695 solicitudes de asilo (la cifra anual más alta en más de 20 años), en un sistema que sufre un atasco de más de 318,000 casos, dijo.

El incremento de “1,700%” en los casos pendientes en los últimos cinco años hace que se confundan los casos de asilo legítimos con los que no lo son, argumentó Cissna, al pedir ayuda del Congreso para combatir los “casos de asilo frívolos y sin fundamento”.

Mientras, el subcomisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), Ron Vitiello, agradeció la ayuda de la Guardia Nacional para poner coto a la inmigración ilegal, aunque precisó que los soldados no harán tareas de Inmigración, no tendrán contacto directo con los inmigrantes, ni portarán armas.

La audiencia se produjo en víspera de una mesa redonda de inmigración que realizará en Nueva York mañana el presidente Donald Trump, en el marco de su continua campaña contra miembros de la pandilla “MS-13” (a los que calificó de animales el miércoles pasado) y contra la inmigración ilegal en general.

Alegan incremento de fraude en asilo

Varios legisladores republicanos, entre estos el presidente del Comité, Mike McCaul, se hicieron eco de las quejas del DHS y de la Administración de que los inmigrantes indocumentados están aprovechando las “lagunas legales” para llegar en caravanas y cometer fraude migratorio en EEUU.

“Esta no fue la primera caravana y, si no cambiamos nuestras políticas y leyes de inmigración, tampoco será la última”, sentenció McCaul, quien patrocina una legislación para restringir aun más el proceso de asilo.

Por su parte, la legisladora republicana de Arizona y presidenta del subcomité de Seguridad Fronteriza, Martha McSally, afirmó que es  hora de cerrar las “lagunas legales” y “construir un muro de política (pública) además de un muro físico para obligar a quienes buscan inmigrar a EEUU a hacerlo de formar correcta, por la vía legal”. 

Tanto McCaul como McSally criticaron la caravana de inmigrantes, organizada por el grupo “Pueblo Sin Fronteras” (que ellos calificaron de “ilegal” y “extremista”) y que llegó hasta la frontera sur el mes pasado en busca de asilo.

Los inmigrantes indocumentados “la tienen fácil” porque basta con que aleguen que tienen “miedo creíble” y reciben un permiso de trabajo después de 180 días y una cita ante un tribunal que puede tomar años, se quejó McSally.

Si en 2008, hubo 5,100 casos de “miedo creíble” referidos a los tribunales de Inmigración, esa cifra se elevó a casi 92,000 en 2016, en parte porque los inmigrantes indocumentados, incluyendo miembros de la pandilla “MS-13” han aprendido a aprovechar “los agujeros” del sistema, subrayó McSally.

Se prevé que la Cámara de Representantes someta a votación el mes próximo una medida republicana que refuerza la seguridad fronteriza, restringe el proceso de asilo, y cierra las “lagunas legales” de las que se queja la Administración Trump.

Contrapunto a política oficial

La audiencia fue interrumpida brevemente por activistas de diversos grupos cívicos y madres inmigrantes, que portaron carteles con el mensaje de que “los refugiados son bienvenidos” en EEUU.

Trump “no solo deshumaniza a los inmigrantes y refugiados con sus palabras, al llamarlos animales, sino que también los trata como tales a través de las acciones y políticas de su Administración”, dijo Jess Morales Rocketto, directora de políticas de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas (NDWA) y presidenta de la campaña “We Belong Together”.

Los testimonios de hoy a favor de restringir las políticas de asilo son otra prueba de la insensibilidad hacia personas que huyen de la persecución, porque el asilo no es una “laguna legal” sino una “tabla de salvación para muchas familias”, puntualizó.

Según NDWA, cerca de 150 personas abrieron sus hogares a familias centroamericanas que participaron en la reciente caravana de inmigrantes en busca de refugio en EEUU, mientras otros voluntarios de todo el país donaron cobijas y alimentos, y emitieron mensajes de bienvenida.