Jared Kushner y su interrogatorio de 7 horas con fiscales del Rusiagate

Los investigadores de la Trama Rusa siguen tras los pasos del yerno del presidente

Jared Kushner y su interrogatorio de 7 horas con fiscales del Rusiagate
El yerno de Trump recupera su permiso de acceso a información confidencial
Foto: Alex Wong / Getty Images

La investigación de la “Trama Rusa” no le suelta la pista al yerno del presidente Trump, Jared Kushner dejando en evidencia que sigue siendo un objetivo de vital interés los vínculos de la campaña de Trump con Rusia.

Jared Kushner, asesor del presidente estadounidense, Donald Trump volvió a sentarse durante siete horas a puertas cerrada con el equipo de Robert Mueller y respondió a preguntas sobre su trabajo para Trump desde la campaña electoral de 2016 y la decisión del presidente de despedir hace un año al director del FBI, según informó el diario The Washington Post.

Según ese rotativo, esos interrogatorios no tocaron el tema de las finanzas personales de Kushner o de su compañía familiar, que han mejorado notablemente en los últimos meses.

El abogado de Kushner subrayó hoy que el yerno de Trump ha mantenido dos entrevistas con el equipo de Mueller, la primera de ellas en noviembre pasado, que estuvo centrada principalmente en preguntas relacionadas con el exasesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, y sus contactos con Rusia.

La Casa Blanca aseguró en febrero que la pérdida del acceso de Kushner a información confidencial no afectaría a sus actividades diplomáticas, y al menos aparentemente no lo ha hecho.

Kushner ha estado muy implicado en las negociaciones en Washington para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá, y la semana pasada viajó a Israel para inaugurar la embajada estadounidense en Jerusalén.

Coincidencialmente se conoció este miércoles que Kushner ha conseguido un permiso permanente de acceso a información confidencial del Gobierno, lo que despeja las dudas sobre su posible pérdida de influencia en las relaciones con México, China e Israel.

Según informaron hoy varios medios, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha completado su investigación de antecedentes financieros y contactos extranjeros de Kushner, que duró más de un año y debía terminar antes de que el yerno de Trump pudiera obtener un permiso permanente para acceder a los secretos de Estados Unidos.

“Ahora que ha terminado este proceso, (Kushner) está deseando continuar haciendo el trabajo que el presidente le pidió hacer”, dijo Abbe Lowell, un abogado del yerno de Trump, en un comunicado.

El abogado no especificó el nivel del permiso permanente que ha logrado el yerno de Trump, pero fuentes familiarizadas con el tema aseguraron al diario The Washington Post que se trata de una autorización de “alto secreto”, que permite ver la información de inteligencia más delicada del Gobierno.

En febrero pasado, Kushner perdió el permiso temporal de “alto secreto” del que había disfrutado desde que Trump llegó al poder en enero de 2017, y vio vetado su acceso a la información de más delicada, con una autorización de un nivel inferior, considerado “secreto”.

Eso se debió a la decisión del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, de retirar los permisos temporales de alto secreto a aquellos empleados que llevaran más de ocho meses sin que se completara la investigación de antecedentes necesaria para obtener una autorización permanente.

En el caso de Kushner, el retraso en la investigación del FBI sobre sus antecedentes, sumada a la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre sus contactos con funcionarios rusos, levantó especulaciones sobre el yerno de Trump.

En concreto, en Washington se debatía sobre la hipótesis -nunca probada- de que hubiera algo turbio en el pasado del yerno de Trump que pudiera exponerle a un chantaje, lo que pondría en peligro la información confidencial que conoce.