California lanza las primeras placas “digitales” de Estados Unidos

Estas pizarras digitales permiten mensajes intercambiables y previenen robos, pero son caras y poco privadas
California lanza las primeras placas “digitales” de Estados Unidos
Ahora mismo, hay 116 autos en el estado con placas digitales en uso.
Foto: Tony Bizjak (Captura)

Un nuevo tipo de matrículo está llegando a las calles de California: pizarras digitales que permiten mensajes intercambiables controlados por el conductor o de forma remota por los gerentes de la flota. Utilizan la misma tecnología informática que los lectores de Kindle eBook, junto con un sistema de comunicación inalámbrico. Y vienen con sus propios chips de computadora y batería.

Los automovilistas que optan por comprar la placa pueden registrar sus vehículos electrónicamente y eliminar la necesidad de pegar etiquetas físicamente en sus placas cada año. También pueden mostrar mensajes personales, si el DMV decide permitir eso.

Además, si el auto es robado, la placa puede informar al propietario y a la policía de la ubicación exacta del auto (bueno, al menos, de la matrícula). O sea, que podría servir de elemento disuasorio para un ladrón.

California, que ha estado preparando discretamente su lanzamiento este año, es el primer estado en probar las placas nuevas. El Departamento de Vehículos Motorizados del estado está llevando a cabo un proyecto piloto con una compañía del Área de la Bahía, Reviver Auto, que fabrica las placas y está por comenzar a comercializarlas para su venta en concesionarios automotrices.

La semana pasada, Sacramento se convirtió en la primera ciudad en aceptar las placas de prueba, llevando un envío de 24 placas para su flota de vehículos internos.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y, además de tener un precio elevado, esta tecnología ya ha generado preguntas sobre privacidad y seguridad.

Se espera que los concesionarios vendan las placas por $699 dólares, sin incluir los costos de instalación. Los usuarios también deben pagar una tarifa mensual de unos $7 dólares. Las placas no están disponibles a través del DMV.

Algunos conductores cuestionan si el sistema de comunicaciones del dispositivo podría permitir que el estado, la policía o las empresas privadas rastreen los movimientos de un conductor.

La Legislatura estatal dio el visto bueno al DMV para explorar los nuevos dispositivos hace varios años y ordenó al departamento que informara en julio de 2020 sobre el rendimiento de las placas. Bajo las reglas del programa piloto, el estado puede permitir hasta la mitad del 1 % de los 35 millones de vehículos del estado, o alrededor de 175,000 vehículos, para usar las placas durante el período de prueba.

Funcionarios del DMV dijeron la semana pasada que solo hay 116 autos en el estado con placas digitales en uso hasta el momento. Pero Reviver Auto espera que ese número aumente a miles este año a medida que los concesionarios de automóviles comiencen a venderlos y las compañías y los consumidores lean sobre ellos.